La WT dice...

«No constituye una forma de persecución religiosa el que una persona diga y muestre que otra religión es falsa [tampoco] el que una persona informada [la] exponga públicamente como falsa... Ciertamente el desenmascararla públicamente es de más valor que exponer la falsedad de un despacho noticioso; es un servicio público más bien que persecución religiosa y tiene que ver con la vida y felicidad eterna del público. No obstante, deja al público libre para escogerLa Atalaya, 15 de mayo de 1964, pág. 304.

"¿Están SUS enseñanzas en completa armonía con la Palabra de Dios, o están basadas en las tradiciones de los hombres? SI SOMOS AMANTES DE LA VERDAD, NO HAY NADA QUE TEMER DE TAL EXAMEN" (La vedad que lleva a la vida eterna - 1968, pagina 13.)

domingo, 26 de junio de 2016

Carta para mí de parte de Getsemaní Fernández Rangel.



En esta ocasión estoy presentando una carta que mi amigo Getsemaní Fernández Rangel me escribió en respuesta a mi análisis de  su artículo titulado "Y sobre esta piedra". La publico por éste medio porque no tengo cuenta en ninguna red social. No cuento con tiempo para tener y postear en una. Tengo este blog a duras penas y publico siempre que puedo. De otro modo éste sitio ya contaría con cientos de temas pero voy poco a poco.

Las respuestas que escribo a su carta no tienen el propósito de polemizar ni comenzar un debate. Estoy seguro de que la intención de Getsemaní tampoco es esa. Este es un ejemplo de como dos personas que difieren entre sí deben dialogar y presentar sus argumentos. Lo que hago con el amigo es comunicarme por el único medio que puedo. No le revelo mi correo electrónico porque puede caer en manos equivocadas y no estoy para eso.

Si no han leído mi respuesta a "Y sobre esta piedra", hágalo AQUÍ para que puedan tener un panorama completo de lo que leerán a continuación.

Sin más, la carta de mi amigo con sus respuestas puntuales.

Señor Eliezer
(nombre que aparece en el blog “Oye Testigo de Jehová”).
 Autor de verdadpalabra.blogspot.com

Estimado en Cristo:

Antes que nada quisiera enviarte un afectuoso saludo y un abrazo en el amor de Cristo, el Señor.

El motivo de estas líneas es, por una parte, agradecerte el tiempo que has invertido en analizar mis planteamientos; y, por otra, ofrecerte una respuesta (aunque no teológica, sí personal).

Te cuento que hace algunos años (desde 2005) experimenté en mi vida el amor de Dios en forma de un rescate inaudito y un sentido a mi vida. Vi mis manos sucias, manchadas… me vi en pecado. Pero, más que eso, experimenté el amor de Dios limpiándome con la sangre de Jesucristo derramada en la Cruz. No digo que literalmente lo vi, me refiero a que así lo sentí. Y después de eso comenzó mi sed por conocerlo, conocer al Dios que me ama, y tratar de corresponderle a su gran amor, con lo único que tengo: mi vida.

Mil, dos mil o más veces le he fallado. Pero también mil, dos mil o más veces me he levantado con el corazón arrepentido y ratificando mi entrega y mi vida a Él.

Con todo lo anterior, sólo quiero expresar que no soy más que un simple pecador arrepentido, y perdonado por Dios a través de Cristo. Sólo deseo conocerlo, amarlo y servirlo, en esta vida, y en la otra. Nada más.

Es por eso que me atreví a escribir lo que escribí, siempre en oración y pidiendo la asistencia del Espíritu Santo. Sin embargo, no soy infalible, y nadie lo es sino por inspiración divina, ya que siempre estaremos inclinados a una cierta opinión personal, por más que arguyamos usar sólo la Biblia.

De tal manera que, como he dicho, agradezco de corazón que te hayas tomado el tiempo de analizar las tesis que he presentado, ya que esas respuestas suscitan en mí una mayor necesidad de profundizar en la Palabra de Dios para conocerlo, y conociendo, amarlo con todas mis fuerzas, y con toda mi alma, y con todo mi corazón.

A mi amigo Getsemaní, Dios le bendiga.

Reciba un cálido saludo y abrazo de mi parte a usted, a los suyos y que Dios bendiga todo México. Me siento contento por el hecho de que tuvo usted contacto con este blog y por ende con mi persona. Me disculpo de antemano por no responder con mas prontitud pero es que yo no tengo cuentas de ninguna red social. No cuento con el tiempo suficiente para nada de eso. Le respondo apenas enterándome de que usted había escrito esta carta y no quiero incurrir en la descortesía de no responderle.

¿Sabes? Me identifico mucho con el testimonio que has compartido conmigo pues yo tuve la misma experiencia hace ya unos cuantos años (como lo señalo en la introducción de la investigación a la cual responde usted). Yo vivía una vida “tranquila” en el exterior pero muy turbulenta en mi interior. Hacía las cosas sin la conciencia de que hay caminos que al hombre parecen derechos pero el final es muerte (Prov. 14:12, 16:25). A la vista de familiares y amigos yo era un “tipo buena gente”. Pero Dios me veía como un pecador culpable que simplemente andaba en la carne sin la guía del su Santo Espíritu.

Pero en el momento en que el pecado me tenía al borde del abismo, cuando el enemigo de las almas estaba a punto de darme el empujón final hacia la total perdición, cuando menos lo esperé, allí apareció… el Jesús que los locos protestantes tanto mencionan y del que predican hasta el hartazgo en sus iglesias. Ese Cristo que me mostró las heridas de sus manos, pies y costado y me dijo “lo hice pensando en ti”. La sangre de Cristo derramada en aquella senda dolorosa tiene un poder sin paralelo. Eso fue lo que me transformó. Me hizo nueva criatura. Nunca había experimentado algo parecido. Y aquí estoy…imperfecto pero nuevo.

Como usted bien lo expresa yo también tengo que humillarme todos los días por el solo hecho de tener la naturaleza humana que Adán me dejó de regalito. Y si me humillo por eso, por mis pecados personales me desgarro las vestiduras del corazón, me lleno la cabeza de lodo y me visto en cilicio. Somos seres imperfectos y dependemos totalmente de la misericordia y presencia de Dios.

En materia bíblica digo lo mismo. Mientras más descubro y mientras más aprendo me doy cuenta de lo ignorante que soy. Nadie nace sabiéndolo todo. Por eso cuanto más Dios me da por medio de la Escritura más aprendo que el conocimiento viene de EL y que yo solo sé que no sé ná (nada).

Me alegro que hayan personas como usted que, aunque diferimos en muchas cosas, podemos mantener una conversación cordial no recalcitrante ni extremista como he visto muchísimas. Eso me relaja y me da paz. Y como bien dice usted sigamos indagando, profundizando, escudriñando y dejemos que Dios por su Espíritu Santo nos de la exegesis que buscamos. Todo esto haciéndose con el mayor de los respetos y amor mutuo, cosa que nos debemos sin costo.

RESPECTO AL CAMBIO DE NOMBRE

Estimado hermano, tal vez estamos aquí ante algo diferente de un cambio de nombre. Estamos, como tú lo presentas, ante un sobre-nombre. Es decir, un nombre que está por encima del suyo, sin dejar de llamarse Simón. Aquél que antes era Simón, ahora es Simón Cefás, ya que explícitamente la Biblia nunca dice que “dejó de llamarse Simón” sino que Jesús le puso (asignó, llamó) también Cefás. Por lo tanto, Jesús le asigna un nombre nuevo porque tendrá una misión nueva. Sin dejar de ser Simón, será Cefás.

Pero es necesario precisar que el hecho de que el “cambio de nombre” de Jesús a Pedro no sea un dejarde ser Simón para ser Cefás, sino un ser Simón Cefás, no quita que la intención de Jesús al hacer esto sea llamarlo a una vocación, a una misión. Es decir, el hecho de que Jesús no haya quitado el nombre anterior, no hace concluir de ninguna manera que no haya una intención en el nuevo nombre de Cefás.

En esto estamos completamente de acuerdo. Me alegra saber que no fue difícil para usted ver que a Simón no se le cambió el nombre como el catolicismo lo enseña y lo reitera una y otra vez tratando de reforzar con eso el primado petrino. Es bueno saber que usted note la incongruencia.

Sobre la intención de Cristo de darle a Pedro un propósito, una vocación, un llamado, estoy de acuerdo también. Nunca he planteado lo contrario y si lo hice ha sido un error mío. Un protestante que estudia seriamente las Escrituras debe darse cuenta de eso. La pregunta es entonces: ¿a qué lo llamó en realidad? ¿Cuál era la vocación, el ministerio al que Cristo lo comisionó? Lo que la Biblia dice es que Cristo lo llamó a apacentar y pastorear su rebaño (Juan 21:15-17). En otro artículo en mi blog aclaro que apacentar y pastorear no necesariamente significa liderato supremo sobre todos los demás. Le pondré los links de otros análisis que he hecho para que complementen lo que estoy diciendo.

Y lo que puedes leer tú en la Biblia es que el nuevo nombre (sobre – nombre) está teñido por una intención clara en los textos evangélicos: hacer de Simón hijo de Jonás, una Roca, a manera de Jesús, quien es la Roca de la Salvación. Es decir, que este nombre, que por derecho le corresponde a Jesús, él mismo lo delega y lo confiere a su discípulo Simón Cefás.

Si bien es cierto que a Pedro no se le menciona nunca que “dejará de ser llamado Simón”, esto tiene cabal sentido cuando Simón lo confiese como Mesías e Hijo de Dios. De tal forma que Jesús nos revela su intención de poner un sobrenombre a Pedro cuando hace la pregunta: ¿Quién dicen ustedes que soy yo? Porque es ahí justamente cuando Jesús le dice a Simón: “Tú eres Simón hijo de Juan”, tal como Simón ha declarado: “Tú eres Cristo, Hijo de Dios”.

En esto difiero no porque quiero sino porque no tengo alternativa que inclinarme por lo que dice el Texto bíblico en sus idiomas originales. Los detalles de lo que le digo están precisamente ahí, en el análisis al cual usted responde y en otros que tengo en el blog. El sobrenombre dado a Simón no es el mismo que tiene Cristo ni representan lo mismo. Pedro no es la roca (PETRA) sobre la que se fundamenta la iglesia, Cristo sí.

Estoy de acuerdo con que el apodo Kefas signifique piedra o roca. Eso no es lo que cuestiono. Si me di a entender de otro modo perdone mi imperfección. Lo que hay que ver es en qué sentido Pedro es piedra. Porque en efecto el si es piedra porque es el que confiesa a Cristo una gran verdad revelada: “Tu eres el Cristo, el Hijo del Dios vivo.” Cristo le responde que sobre esa gran verdad edificaría la iglesia y esa verdad es Cristo mismo. No digo esto como opinión, eso es lo que los análisis que he escrito me llevan a concluir.

Hay muchos otros textos de la escritura que se deben considerar a la hora de concluir algo sobre el sentido en el que Pedro es piedra.


De tal manera que, por las intenciones de Jesús para la misión y vocación de Pedro, era necesario que no dejase de llamarse Simón. Pero como puedes observar, esto no quita en nada que la intención exista y la ejecución de los planes de Jesús para Simón, también.

Respecto a los otros casos de sobrenombres, lo interesante sería estudiar cuáles sobrenombres fueron puestos por Jesús y con qué intención.


Veo que hasta aquí has utilizado mucho la palabra “intención”. La intención que Cristo tuvo en entregarle a Pedro un ministerio de la magnitud de pastorear y apacentar el rebaño es por demás especial e incuestionable. Nota que nunca pongo en tela de juicio la intención que tuvo el Maestro en relación a Pedro. Pero repito, esto no demuestra que a Pedro se le haya hecho líder por encima del resto de la iglesia y pone de manifiesto que lo de la sustitución de nombre como lo quieren mostrar los maestros católicos es algo exagerado. Sin embargo lo siguen repitiendo sin darse cuenta de lo que usted y yo acabamos de descubrir.

Por cierto, renombrar no es lo mismo que sobrenombre. Mi deseo es que las veces que usted utilizó la palabra “sobrenombre” en la carta, no haya tenido “cambio de nombre” en su mente. Eso es una cosa. La intención que haya tenido el Maestro junto con la clase de misión que tendría Pedro son otra cosa.

Por lo tanto, hermano, creo que el problema es que te has detenido en el hecho de que no hubo una erradicación del nombre original como en los casos del A.T., pero no te debes quedar ahí, sino asumir entonces que, si hubo un sobrenombre intencional de Jesús a Simón, entonces por qué y para qué fue.

Porque, si Jesús lo siguió llamando Simón, es por algo. Porque él quería hacer énfasis en que iba a ser transformado por su declaración de fe. Al menos, eso es lo que se puede leer en la Biblia. Pero quitarle toda la intensidad de las palabras e intenciones de Jesús con el sobre nombre a Pedro, por el hecho de que no hubo un “cambio”, es reducir el poder de las Escrituras. Porque si bien, el cambio no fue de un nombre por otro, sí fue de una vocación por otra, de pescador de peces a pescador de hombres, de negador de Cristo a Pastor universal de las ovejas.

Aquí también tengo que aclarar que cuando cuestiono lo del cambio de nombre no estoy tratando de socavar el significado del nombre de Pedro ni ningún otro. Fíjese que lo que hago es denunciar el hecho de que el argumento católico del “cambio” para darle más fuerza al primado de Pedro no ocurrió. Sin embargo ellos lo enseñan como un hecho, hecho irreal.

El tema de las intenciones de Cristo es algo aparte de lo que acabo de mencionar. La vocación de Pedro no se afecta por eso pero como le dije el llamado de Pedro era pastorear y apacentar su rebaño. El sería pastor de las ovejas aunque no su líder supremo. Su ministerio sería uno de naturaleza espiritual.

Y tal vez no dejó de llamarse Simón, pero sí pasó a llamarse Simón Cefás. En ese sentido, hubo un cambio.

No, no lo hubo. Lo que sí hubo fue la asignación de un sobrenombre que es muy diferente a una sustitución de nombre como lo hubo en los casos del Antiguo Testamento.

Simón, es diferente de Simón Cefás. Pescador es diferente de Pescador de Hombres. Triple negador de Cristo es diferente de Triple Confesión de Pastor. Simón el que no conoce a Cristo, es diferente del Simón Cefás que tres veces responde que ama a Cristo.

Aquí sí estoy de acuerdo con usted. ¿Ya me entiendes? Lo que pongo en tela de juicio no es el significado del llamado de Pedro. Lo que denuncio es el ficticio cambio de nombre para tratar de darle más fuerza al primado supremo de Pedro, lo cual nunca ocurrió. Creo que en el artículo al que me respondes he sido claro en eso.

Me has escrito:

Antes que todo tenemos que aclarar que el uso de fuentes, en especial de eruditos en idiomas bíblicos, es muy necesario en el estudio de la Biblia. Nosotros los utilizamos hasta la saciedad, PERO, no estamos obligados a estar de acuerdo con todo lo que ellos dicen especialmente cuando confrontamos sus definiciones con lo que dice la Biblia.

Sin embargo, hermano, lo que dice la Biblia en su idioma original no se puede cambiar por lo que nosotros creamos (interpretemos) que dice la Biblia en otros pasajes. Por eso existe la ciencia, para apoyarnos en ella para descubrir nosotros el mensaje de Dios, y no inventarnos un mensaje diferente.

En esto tiene usted razón. Lo que dice la Biblia en sus idiomas originales no se puede cambiar. Por esto es que digo que no estamos obligados a estar de acuerdo con TODO lo que dicen los teólogos o eruditos porque a veces sus argumentos no concuerdan con lo que dice precisamente el Texto bíblico. Los que he consultado son todos excelentes recursos pero no son perfectos como tampoco nosotros, por eso dije lo que dije. Y eso aplica a todos sean protestantes, católicos o quien sea. Es como cuando acuñamos la frase que dice que “no a todo se le puede decir amén”.

Has citado:

Juan 1:42 Y le trajo a Jesús. Y mirándole Jesús, dijo: Tú eres Simón, hijo de Jonás; tú serás llamado Cefas (que quiere decir, Pedro). Y ahora el detalle: Petros- Pedro EN LA BIBLIA aparece alrededor de ciento ochenta y siete veces y en TODOS sin exceptuar ninguno se utiliza UNICAMENTE como nombre propio. Uno buscará en vano por todo el NT para ver donde el nombre Pedro significa piedra o roca.

Pero, hermano, por favor seamos objetivos, y no reduccionistas de la Palabra de Dios. Cuando el escritor griego del Evangelio de Juan colocó Petros, era para aclarar que con Cefás se refería al apóstol Pedro (ya cambiado al masculino).

¿Te das cuenta de que sólo se menciona Petros como nombre propio porque aún no existía el nombre griego Petros? Cuando se tiene que aclarar que Cefás es Pedro, es porque se está escribiendo en griego. No se está hablando de un diccionario para definir Roca. Se está hablando de una persona. Y en masculino.


Entiendo perfectamente lo que quiere decir. Aquí tengo que aclarar algo para que no haya malos entendidos. Una cosa es que Kefas o Petros signifique piedra o roca (lo cual es correcto) y otra es que su nombre se utilice para dejarnos entender que Pedro sería la roca sobre la cual se edificaría la iglesia, en lo que difiero diametralmente y lo develo en el análisis que hice. Es en ese sentido que digo que uno buscará en vano en el Texto a ver donde Petros o Kefas significa roca. Lo tendré que clarificar en el artículo (lo cual te agradezco de todo corazón).

En fin, sé que has abordado más textos bíblicos, pero consideré importante responderte a este punto en especial, para que juntos sigamos profundizando en la Palabra de Dios y que el Señor Jesús nos siga transformando y santificando por medio de su Palabra, para llegar al conocimiento del Padre con el poder del Espíritu Santo, amén.

Me emociona saber que tengo otro amigo más. A los apologistas católicos que pululan por la red que tomen nota de lo que es dialogar amenamente con una persona no importa cuánto difieran en asuntos bíblicos (o de cualquier otra índole). Le pondré otros enlaces para que vea otros análisis que he hecho de otros apologistas católicos que creo que complementarán algo lo que le he expuesto en el análisis en cuestión.

Me agrada mucho su retorica cristocéntrica y muy carismática. Eso me dice que usted ama y teme al Dios Todopoderoso Yahveh. Es bueno conocer y conversar con gente como usted. Que Dios le bendiga mucho. Me disculpo si lo traté de usted. Para mí eso es respeto y deferencia. Creo que para la próxima lo trataré de tu si me lo permite.


En el Amor de Cristo:

Eliezer Delgado.

PD. Aquí estan los enlaces que le prometí que complementan los argumentos presentados aquí.






















Créditos

Todos los estudios de éste blog son de libre uso para todos siempre y cuando no se saque de contexto ni al autor ni los temas tocados y que se le dé crédito al autor y al origen de los mismos (verdadpalabra.blogspor.com/).