La WT dice...

«No constituye una forma de persecución religiosa el que una persona diga y muestre que otra religión es falsa [tampoco] el que una persona informada [la] exponga públicamente como falsa... Ciertamente el desenmascararla públicamente es de más valor que exponer la falsedad de un despacho noticioso; es un servicio público más bien que persecución religiosa y tiene que ver con la vida y felicidad eterna del público. No obstante, deja al público libre para escogerLa Atalaya, 15 de mayo de 1964, pág. 304.

"¿Están SUS enseñanzas en completa armonía con la Palabra de Dios, o están basadas en las tradiciones de los hombres? SI SOMOS AMANTES DE LA VERDAD, NO HAY NADA QUE TEMER DE TAL EXAMEN" (La vedad que lleva a la vida eterna - 1968, pagina 13.)

lunes, 10 de diciembre de 2018

Respuesta a errores de apologeta católico II



PARTE II: Sobre los vocablos כֵּף (keph) en Job 30:6 y Jeremías 4:29.

(Recordatorio: Las palabras del amigo católico en
azul.)

Continuando con nuestras respuestas, el amigo me cita como sigue:

Ya discutimos anteriormente acerca del énfasis superlativo que los apologetas católicos dan al evangelio de Mateo arameo, de donde obtienen el argumento de kefá en Mateo 16:18 (…tu eres Kefas y sobre esta kefá…).
Luego responde:

Debemos recordarle a nuestro apologista que son muchos (la mayoría) los eruditos protestantes que indican que el Señor Jesús debió pronunciar las siguiente palabras: “…tu eres Kefas y sobre esta kefá…”; así que su sesgo de señalar solamente a los Católicos no es saludable, y es más bien tendencioso, por decir lo menos.

Por mi parte le debo recordar al amigo que nunca he negado el hecho que Jesús y sus contemporáneos hebreos hayan hablado arameo. Como cuestión de hecho, en otro de mis artículos he dicho que se puede conceder todo el argumento católico a favor del arameo pero que esto no demuestra su argumento en Mateo 16:18 de que kefas tenga el mismo significado las dos ocasiones que se menciona. Cito mis palabras:

“Por lo que, aún si concedemos a los proponentes católicos el argumento del arameo como todo un hecho, esto no probaría en nada que la Petra de Mateo 16:18 sea Pedro. Es por eso que tenemos nuestras reservas ante el planteamiento de que el Mateo griego es una “traducción” del arameo. Lo más probable es que Mateo redactó una versión griega independiente de su evangelio basado en la Septuaginta, que era la traducción que se utilizaba, donde explica que aunque en arameo se utiliza la misma palabra kefa, el griego la aclara utilizando dos palabras que son evidentemente diferentes.”  Vea la cita desde el tema original AQUÍ.

A continuación nuestro apologista cita ‘Keph’ del Léxico Brown-Driver-Briggs:

[כֵּף] noun [masculine] rock (Assyrian kâpu DlHWB 346; Aramaic כֵּיפָא, perhaps Aramaic loan-word in Hebrew; √ dubious); — only plural כֵּפִים Jeremiah 4:29 as place of refuge; Job 30:6 as dwelling-place.

Luego nuestro apologista cita los dos únicos pasajes de la LXX donde se emplea la palabra כֵּפִים (Kephim, plural), que son Job 30:6 y Jeremías 4:29.

Job 30:6
[lxx+] Job 30:6 ων οι οικοι αυτων ησαν τρωγλαι πετρων G4074

Jeremías 4:29
[lxx+] Jeremiah 4:29 απο φωνης ιππεως και εντεταμενου τοξου ανεχωρησεν πασα χωρα εισεδυσαν εις τα σπηλαια και εις τα αλση εκρυβησαν και επι τας πετρας G4073 ανεβησαν πασα πολις εγκατελειφθη ου κατοικει εν αυταις ανθρωπος

Nuestro apologista protestante indica que “kephim”, cuya raíz es כּף kêph (H3710), de donde proviene kephas (Cefas), se traduce como:

– Petros (G4074) en Job 30:6 en la Septuaginta y;
– Petra (G4073) en Jeremías 4:29 en la Septuaginta.

Ahora prestemos atención a lo que afirma nuestro apologista protestante:

Y es aquí donde alguien podría argumentar que puesto a que keph se traduce a petros y petra en la Septuaginta entonces estas son la misma palabra con diferente genero. Sin embargo esa sería una conclusión demasiado apresurada, pues la evidencia bíblica apunta a todo lo contrario demostrando que las palabras griegas no son la misma, sino que la palabra aramea keph tiene doble significado como lo demostramos a continuación.

Luego de citar mis palabras, el amigo católico procede a crear una teoría sobre las metodologías que utilicé para mis planteamientos posteriores en cuanto a que keph tiene doble significado. Seguidamente, crea una gráfica donde ilustra su mencionada teoría, y luego dice que “podríamos denominar a la metodología empleada por nuestro apologista protestante como una metodología de “atrás hacia adelante” o, siguiendo el gráfico, “de abajo hacia arriba” (Bottom-up)”.

No le daré a este planteamiento más importancia de la que merece porque esto no es más que una especulación para poder montar sus objeciones. No obstante, aquí demostraremos que el vocablo hebreo – arameo keph sí tiene doble significado desde el principio. Y para esto mostraremos ciertos puntos críticos y otros muy obvios que el amigo católico pasó por alto. Casualmente, el amigo católico con su acostumbrada cita de eruditos y expertos comentaristas nos ayudará a ver la realidad en estos versos.

1. El punto de partida de nuestro apologista protestante es el análisis de las palabras griegas Petros y Petra.
2. Los argumentos fuerza se derivan del análisis de ambas palabras en dos ámbitos:
a. Desde la Biblia Griega LXX,
b. Desde la literatura griega clásica.
3. Luego de dicho análisis, nuestro apologista concluye que “es imposible que Petros sea lo mismo que Petra”, es decir, que tengan el mismo significado. Así, la conclusión de nuestro apologista es que Petros siempre se refiere a una piedra pequeña, y que Petra siempre se refiere a una piedra grande.
4. Por tanto, Kephim tendría doble significado.
5. Por tanto Keph, que es raíz de Kephim (singular de Kephim), también tendría doble significado.
6. Finalmente, Cephas (Kephas), que según nuestro apologista proviene de Keph, también tendría doble significado.

En seguida, nuestro amigo procede a traer su argumento base y luego trata de demostrarlo:

LA PALABRA HEBREA KEPHIM (כֵּפִים) YA TIENE UN SIGNIFICADO CLARO Y DEFINIDO DESDE SU ORIGEN.

La palabra que se encuentra en el Hebreo Bíblico es ‘kephim’ (כֵּפִים), que es una palabra que está en la forma plural. La palabra ‘keph’ (כּף) NUNCA aparece en el Hebreo Bíblico en la forma singular, como para referirse a una montaña o una roca por ejemplo. Así, en el Hebreo Bíblico no existe una palabra singular ‘keph’ que signifique roca o piedra.


En ese sentido, lo correcto es focalizar nuestra atención hacia la palabra que sí existe en el Hebreo Bíblico, es decir, ‘kephim’ (כֵּפִים) y ver si tiene otro significado además de rocas grandes o peñascos. Recordemos que la conclusión de nuestro apologista protestante (“es imposible que Petros sea lo mismo que Petra”), implica necesariamente lo siguiente:

– Que en Jeremías 4:29, donde la LXX traduce ‘kephim’ por πετρας (Petras G4073), ‘kephim’ debe corresponder a rocas grandes o peñascos y;
– Que en Job 30:6, donde la LXX traduce ‘kephim’ por πετρων (Petros G4074), ‘kephim’ debe corresponder a piedras pequeñas.

Veamos si lo anterior es cierto:

En PRIMER LUGAR, el mismo Léxico Brown-Driver-Briggs citado por nuestro apologista refuta su argumentación desde el inicio.
Leámoslo con atención:

[
כֵּף] noun [masculine] rock (Assyrian kâpu DlHWB 346; Aramaic כֵּיפָא, perhaps Aramaic loan-word in Hebrew; √ dubious); — only plural כֵּפִים Jeremiah 4:29 as place of refuge; Job 30:6 as dwelling-place.

Noten dos cosas:
– Resalta lo que ya había indicado, que solo existe la forma plural (only plural כֵּפִים).
– Y lo más importante, indica que la palabra ‘kephim’ significa ‘place of refuge’ (Jer 4:29) y ‘dwelling-place’ (Job 30:6), es decir, ‘lugar de refugio’ y ‘lugar para habitar, o morada’ respectivamente. Si nuestro apologista no hubiese pasado esto por alto, se habría percatado que es imposible que alguien se pueda refugiar, habitar o morar en piedras pequeñas, y por tanto, en ambos versículos la única posible alternativa es que ‘kephim’ (כֵּפִים) se refiera a rocas grandes, peñascos o riscos, con lo cual su argumento de que ‘kephim’ tiene doble significado queda refutado desde el inicio y además se 

evidencia además que la acepción de πετρων en dicho versículo es rocas grandes, riscos o peñas.

Sin embargo, cuando se realiza una exégesis realmente profunda y correcta de ambos versos, encontramos detalles que demostrarán que por más plural que sea el vocablo arameo en cuestión y por más refugio y morada para habitar que sean estos lugares, hay una diferencia que los traductores al griego quisieron puntualizar. Esta es la parte que nuestro amigo nunca menciona. Simplemente se refugia en la superficialidad del plural y del refugio y la morada.

A continuación develamos el verdadero sentido en que ambos versos hablan sobre estos lugares donde se habita como refugio. De ahí veremos si el resto de la argumentación de nuestro amigo tiene base o no.

JOB 30:6


[lxx+] Job 30:6 ων(RR GPM) G3739 οι(RA NPM) G3588 οικοι(N2 NPM) G3624 αυτων(RD GPM) G846 ησαν(V9 IAI3P) G1510 τρωγλαι πετρων(N2 GPM) G4074

De todas las traducciones que he consultado, la de Junemann es la única que traduce el texto perfectamente literal palabra por palabra del griego al castellano transmitiendo así su sentido exacto. Ni una palabra más ni menos.

Junemann: Job 30:6 cuyas casas de ellos, eran cavernas de piedras.

Análisis de cada palabra:

1. ων (RR GPM): hoon: pronombre relativo, caso genitivo, plural masculino. El contexto hace que se traduzca “cuyas” como muy acertadamente lo indica esta traducción.

2. οι (RA NPM): joi: artículo, caso nominativo, plural masculino. Cuando se traduce al castellano se omite el artículo seguramente porque en nuestro idioma hubiese sido innecesario. De otra manera diría “Cuyas los casas…”.   

3. οικοι (N2 NPM): oikoi: nombre, nominativo, plural masculino. Se ha traducido a casas. Es una residencia, lugar habitable o habilitado para estar.

4. αυτων (RD GPM): autoon: pronombre demostrativo, genitivo, plural masculino. Se utiliza para dar énfasis. El caso genitivo indica que es una posesión de las personas que habitarían en ese lugar. Por eso se tradujo “casas de ellos”, porque pertenecen a ellos. Esto no es lo único registrado en el caso genitivo en este verso. Esto se explicará en breve.

5. ησαν (V9 IAI3P): jesan: verbo progresivo imperfecto, voz activa, indicativo, tercera persona plural. El imperfecto indica que es una acción que no especifica principio ni final. Traducida aquí a “eran”.

6. τρωγλαι (N-NPF): trooglai: nombre, nominativo plural femenino. Según el Greek Lexicon for The Septuagint, aquí es más apropiado traducir “cavernas” tal como lo hace la traducción consultada.

7. πετρων (N2 GPM): petroon: nombre segunda declinación, caso genitivo, plural, masculino. Interesante el hecho de que aquí petroon está en el caso genitivo. En el griego hay diferentes formas de genitivo. El que se utiliza aquí es el genitivo de material o contenido. Este genitivo indica que aquí πετρων se utiliza para hablar de piedras que componen la caverna o el material utilizado para construir dichas cavernas. Y para construir una caverna las piedras se tienen que mover para ponerse en su sitio.

Por eso Junemann traduce “cavernas de piedras”. En este caso lo que se indica es que las cavernas están hechas de piedras. Con eso, se trasmite el caso genitivo de material o contenido intacto al castellano. Interesante también, que la mayoría de las traducciones no transmiten este sentido exacto a nuestro idioma. Es la razón por la cual la palabra a la que se traduce es piedras y no rocas ni peñascos ni peñas. Esto altera el verdadero sentido que el griego transmite para este verso aun cuando los traductores lo hayan hecho sin ninguna mala intención.

Un ejemplo claro de esto se encuentra también en Nehemías 4:3 donde tenemos la construcción τειχος λιθων αυτων, muro de piedras. Allí se habla de un muro hecho de piedras. En este verso λιθων está en el caso genitivo plural indicando que el muro fue construido con piedras. Otra evidencia de que lithos y petros tienen más en común de lo que muchos están dispuestos aceptar. Una de las imágenes que trajo el propio amigo ilustra perfectamente este hecho para explicar el caso de Job:




Ahí se puede ver claramente que las piedras son el material con el cual se construyó esta casa. Pero un análisis superficial no les deja ver a muchos lo que en verdad quiere comunicar el escritor a través el texto.

Ahora bien, el genitivo de material o contenido no debe confundirse con otra de las formas de genitivo la cual indica posesión. Es decir, cuando una persona o cosa le pertenece a otra persona. Podemos ver un ejemplo claro en Romanos 1:1 donde Pablo utiliza la construcción genitiva χριστου ιησου para comunicar la idea de que el apóstol es un esclavo o siervo de Cristo Jesús o perteneciente a Él. Otros ejemplos de la aplicación de esta regla gramatical son Tito1:1, Stg 1:1, Judas1:1, Apo 1:1 entre otros.


JEREMÍAS 4:29

απο φωνης ιππεως και εντεταμενου τοξου ανεχωρησεν πασα χωρα εισεδυσαν εις τα σπηλαια και εις τα αλση  εκρυβησαν και επι τας πετρας ανεβησαν πασα πολις  εγκατελειφθη ου κατοικει εν αυταις  ανθρωπος

Junemann:

Ante voz de cabalgador y tendido arco retrocedió toda región; metiéronse en las cavernas, y en las selvas se ocultaron; y a las peñas ascendieron; toda ciudad fue abandonada; no habitaba en ellas hombre.

Como se puede observar, esta traducción describe los tres lugares a los cuales huyó la gente al escuchar el ruido de los caballos de guerra:

ανεχωρησεν πασα χωρα: Lit. se retiraron o huyeron a los bosques. Algunas traducciones vierten “espesura” o matorrales, selvas, riscos, etc.

εισεδυσαν εις τα σπηλαια: Lit. ir dentro, meterse en cuevasLa frase que analizaremos ahora es la que pone en relieve la diferencia entre πετρων en Job 30:6 y πετρας en el texto en cuestión:

επι τας πετρας ανεβησαν:

1. επι: (preposición) epi: significa sobre, encima. El texto dice de manera literal que las personas treparían por encima o sobre estas rocas. Ya con esto la diferencia entre los dos vocablos en discusión debe ser más que evidente.

2. τας: (pron. acusativo, plural, fenemino) tas: Simplemente, las.

3. πετρας: (Nom. primera declinación, acusativo, plural, femenino) petras: El caso acusativo sería el equivalente del predicado en la oración. Las traducciones vierten “rocas”, “peñascos”, “peñas”. Las Biblias inglesas “English Standard Version” y “KJ” vierten “rocks”. 
Esto es obvio porque el texto dice que esta gente tendría que escalar o trepar (ανεβησαν) por encima (επι) de estas rocas.

4. ανεβησαν: (verbo, aoristo, activo, indicativo, 3ra persona plural.) anebesan: Se define como ir por encima de, trepar por, subir, montar.

Resulta más que obvio por la construcción gramatical que acabamos de analizar, que si esta gente tenía que trepar o escalar por encima o sobre estas rocas es porque eran rocas de GRAN TAMAÑO.




Otro versículo donde se aplica la misma construcción επι τας πετρας es Mateo 7:24 donde Cristo nos habla del hombre prudente que edificó su casa sobre (no con) la roca. Allí aparece en la forma de επι την πετραν, con la única diferencia que aquí la construcción entera está en segunda declinación y en caso acusativo. Esto no afecta el sentido de que esa casa fue fundada sobre la roca. Una roca tan grande que sirvió de fundamento, de cimiento.

Así queda claramente establecido el hecho de que petroon en Job 30:6 representa unas piedras utilizadas para la construcción de las casas donde habitarían los refugiados, es decir, piedras que se podían mover para construir dichas moradas, mientras que en Jeremías 4:29 petras representa las rocas o peñascos por donde escalarían o treparían los que huían de los jinetes. Es decir, que el sentido común y la lógica dicen de la manera más clara que existe que petros es una piedra pequeña comparada con petra, una roca mucho más grande y de más envergadura. El uso de la forma plural en las palabras analizadas no afecta para nada este hecho.

Nada de esto es invento de nadie. Es lo que revela la Biblia cuando se hace una exégesis correcta y verdaderamente profunda de los textos aplicando el verdadero sentido que los escritores quisieron comunicar y no con planteamientos superficiales. Y es así como las objeciones del amigo católico pierden toda su fuerza desde el arranque haciendo que el resto de sus objeciones sean débiles ante lo que revela el Texto Bíblico.

Todo esto se evidencia, primero, en el uso que le da el amigo a los diccionarios y eruditos en hebreo (puede leerlos en el escrito original del amigo) tales como Dr. David Bivin y Roy Blizzard Jr., Diccionario de Hebreo Bíblico, Moises Chavez, Genesius’s Hebrew and Chaldee Lexicon to the Old Testament Scriptures, A Hebrew and Chaldee Lexicon to the Old Testament, Dr. Julius Fuerst, El académico británico de Hebreo y Antiguo Testamento, Alfred Guillaume. Cabe observar la cita que nuestro amigo extrae de esta última fuente:

“Aquí [JOB 30:6] el significado es que los marginados, que habían sido sacados de los oasis, ocupan ahora los huecos y cavernas en las partes laterales de los valles altos escarpados. (…) La palabra kephim ocurre únicamente aquí y en Jeremías 4:29 donde la gente puede escalarlosAsí, “rocas” difícilmente podría ser su significado, pero “mesetas” (high grounds) es más apropiado. La palabra relacionada en Árabe es ‘akafif, es decir “mountains tops. (Corchete y subrayado añadido por mí como aclaración.)

En cierta manera esta fuente hace eco de las afirmaciones bíblicas que hemos analizado de manera que, siendo aplicadas aquí, no se demuestra lo contrario, sino que lo afirma con más fuerza.

En cuanto al resto de las fuentes, solo podemos estar de acuerdo con el amigo católico haciendo uso del generalísimo apresurado con el que él pretende que entendamos las definiciones expuestas por estos estudiosos, en especial los primeros tres. Pero cuando estos textos se tradujeron al griego, los diferentes sentidos de kef se pasaron de manera clara, esto es, a menos que los traductores hayan cometido fraude al pasar el hebreo al griego.

Otro ejemplo es el de Julius Fuerst. Aquí, el amigo comenta:

Indica que en Job 30:6 se trata de rocas o peñas donde los habitantes originales de Edom vivieron como trogloditas. Para Jeremías 4:29 indica que se trata de rocas que pueden ser escaladas por invasores. Así, este diccionario deja en claro que en ambos versículos, ‘kephim’ (כֵּפִים) se refiere a rocas grandes o peñascos.

Aquí, en vez de objetar, lo que el amigo hace es reforzar el hecho de que en Job, las piedras eran los lugares donde ellos vivieron, es decir, casas hechas de piedras. En castellano piedra y roca se pueden utilizar como equivalentes pero en griego es muy raro que esto pase.  Por otro lado, dice que en Jeremías se habla de rocas que se pueden escalar, es decir, lo suficientemente grandes para ello. Eso es lo que comunica el griego de LXX. Sin embargo, y seguramente sin darse cuenta, al final se contradice aseverando que en ambos casos kefim significa lo mismo.

En TERCER LUGAR, debo señalar que el apologista protestante convenientemente solo citó la traducción de Junemann, que es una de las pocas traducciones de Job 30:6 que emplea la palabra “piedra”, lo cual puede confundir la lectura de este versículo. Del mismo modo, convenientemente omitió decenas de traducciones tanto en español como en inglés que traducen de una mejor manera dicho versículo, y que permiten darnos cuenta inmediatamente que πετρων en dicho versículo tiene que necesariamente referirse a rocas grandes, peñas o peñascos, y que es imposible que signifique “piedras pequeñas”.

De inmediato, pasa a citar veintitrés traducciones bíblicas donde πετρων se traduce ya sea a peñas, rocas, rocks e inclusive una, la Good News Translation, que traduce cliffs. Pero noten que el amigo también admite que existen unas pocas traducciones de Job 30:6 donde el mencionado vocablo griego se traduce a piedras:

Spanish Sagradas Escrituras

Habitaban en las barrancas de los arroyos, en las cavernas de la tierra, y en las piedras.

Reina Valera 1865, RV 2000

Que habitaban en las barrancas de los arroyos, en las cavernas de la tierra, y en las piedras.

New American Bible 1987 w/ Apocripha

To dwell on the slopes of the wadies, in caves of sand and stone;

Jubilee Biblie 2000 (Spanish) (JBS)

Habitaban en las barrancas de los arroyos, en las cavernas de la tierra y en las piedras.
Con estas traducciones podemos comprobar que aunque haya muchas otras que viertan roca en el texto, con eso no se prueba de manera concluyente que se utilice con el mismo sentido de Jeremías 4:29. Si el amigo hubiese sido objetivo, pudo enlistar estas traducciones también. Recordemos que la exégesis correcta parte primeramente de los manuscritos porque es así como encontramos el sentido más exacto con el que el escritor se quiso comunicar.

Además, el amigo debe recordar que el arameo y el griego son idiomas muy diferentes al castellano o el inglés. En castellano, piedra y roca se pueden utilizar de manera intercambiable como sinónimos. De las varias aplicaciones que tiene roca en nuestro idioma estas son las primarias:

1. DRAE (Diccionario Real Academia Española)
roca
(De or. inc.).
1. f. Piedra, o vena de ella, muy dura y sólida.
2. f. Peñasco que se levanta en la tierra o en el mar.
3. f. Cosa muy dura, firme y constante.
4. f. Geol. Sustancia mineral que por su extensión forma parte importante de la masa terrestre.
OS V. cristal de roca gallo de roca

2. Word Reference (wordreference.com)
roca pedrusco, peñasco, peña, piedra, escollo, risco, cantil, granito.

3. Oxford Living Dictionaries (oxforddictionaries.com)
rock2: noun
1. “a narrow gully strewn with rocks”
synonyms:
boulder, stone.

4. Thesaurus.com
rock
noun stone, noun foundation, verb move back and forth

En el griego el asunto es diferente porque las palabras en cuestión se utilizan de formas más específicas. Como ya lo había mencionado, cuando se quiere hablar de piedras como el material del cual algo está hecho siempre es petroon o lithoon en el caso genitivo las palabras usadas. Usted nunca encontrará a petra utilizada para eso ni con la misma forma flexional a menos que se hable de una roca lo suficientemente grande como para meterse dentro de ellas como Isaías 2:21. Allí se utiliza la frase τρωγλας της στερεας πετρας, literalmente caverna firme o inconmovible de roca, es decir, que no se puede mover o agarrar del suelo por su gran tamaño. Petra aquí está en el caso genitivo singular femenino pero el contexto aclara la clase de roca que es.




Todo esto hace que el próximo argumento del amigo, que consiste en refugiarse en el comentario de un erudito protestante, también luzca algo débil.

i. El erudito protestante Albert Barnes en su obra “Barnes’ Notes on the New Testament” indica lo siguiente sobre Job 30:6.

HABITAR EN LOS ACANTILADOS DE LOS VALLES – La palabra aquí traducida como “acantilados” (ערוץ ‘ârûts) denota más bien “horror”, o algo “horrible”, y el sentido aquí es que moraron en “el cerro de los valles”; es decir, en valles horribles. La idea es la de las profundas y espantosas cañadas, donde las bestias salvajes se extendían, lejos de las moradas de los hombres, y rodeadas de terribles desechos. La palabra traducida como “valles” (נחל nachal) significa apropiadamente un arroyo, arroyo, curso de agua, lo que ahora se llama wady; un lugar donde corren los torrentes de invierno, pero que generalmente es seco en verano; ver las notas en Job 6:15.

EN CUEVAS DE LA TIERRA – Marginal, como en hebreo “hoyos”. Septuaginta “Cuyas
casas son – πρῶγλαι πετρῶν trōglai petrōn – cavernas de las rocas;” es decir, quiénes son “Troglodytes.” Las cuevas proporcionan una vivienda natural para los pobres y el paria, y es bien sabido que no era raro en Egipto, y en los desiertos de Arabia, ocupar tales cuevas como habitación; ver Diod. Sic. Lib. iii. xiv. y Strabo, Lib. dieciséis,

Y EN LAS ROCAS (πετρων) – Las
cavernas de las rocas. El Dr. Richardson encontró una gran cantidad de tales viviendas en las cercanías de Tebas, muchas de las cuales eran GRANDES y bellamente formadas y esculpidas con muchos dispositivos curiosos. El Sr. Rich, también, vio una gran cantidad de tales cuevas no lejos de Mousal. Residencia en Koordistan, vol. ii. pag. 94.

Observemos que Barnes explica lo que serían estas “cavernas de las rocas”, haciendo referencia a las crónicas recogidas en el libro “Narrativa de Expedición en Kurdistán y de los lugares de la Antigua Nínive”, de Claudius James Rich, 1836. Las cavernas de las rocas (πετρων G4074) a las que se refieren estas crónicas tendrían las formas mostradas en las siguientes imágenes, que no requieren más explicación y hablan por sí solas.

El argumento se basa en utilizar una traducción donde se le añade un artículo al texto que no está en el hebreo ni en el griego. Es decir, no es “cavrenas de las rocas” sino “cavernas de rocas”. Esto se hace más evidente si añadimos el análisis que se hizo anteriormente a cada palabra. El tamaño de estas no debe ser problema para nadie porque lógicamente podían ser piedras grandes pero no al grado de petra, como ya se demostró.
Aclaro que la información que proporciona el comentarista es buena e interesante pero no profundiza en los elementos que hemos mencionado anteriormente y por lo tanto no lo refuta en lo absoluto. Y lo mismo va para los comentarios judíos que el amigo presenta:

– Parashat Re’eh – Comentarios a la Torah

… porque las rocas y las montañas son llamadas kefim, como en, ‘Ellos treparon las rocas (u-va-kefim alu)’.
Parashat Re’eh – commentary on the Torah; The Dukhifat or Hoopoe; by Yaron Seri, faculty of Bar-Ilan University in Ramat Gan, Israel ]
Tomando en cuenta las aclaraciones que hemos hecho en cuanto a las rocas y piedras en nuestro idioma, lo expuesto aquí no refuta para nada el que kefim se traduzca a roca o piedra en Job 30:6 y a montañas en Jeremías 4:29. De nuevo, esto, en vez de debilitar nuestro argumento, lo refuerza. Lo mismo va para los próximos comentarios.

– Comentarios de Rashi a Jeremías 4:29.

…y ellos ascendieron entre los peñascos: Hebrew. ובכפים. סלע, una roca, es traducido en arameo como בכפיא
[Rashi commentary on Jer 4:29; Chabad.org; The Complete Jewish Bible With Rashi Commentary]

– Comentarios de Rashi a job 30:6.

… y rocas.”: Heb. וכפים, the Aramaic translation of סלעים, rocks.
[Rashi commentary on Job 30:6; Chabad.org; The Complete Jewish Bible With Rashi Commentary]

Podemos concluir esta parte con una simple reflexión. Todos los esfuerzos por parte de nuestro amigo católico para negar el hecho de que kefim en la Biblia tiene doble significado han resultado muy débiles y poco convincentes ante la evidencia que se ha presentado en estas respuestas. Pero no se puede pasar por alto la siguiente expresión del amigo:

Como conclusión de esta parte podemos afirmar que la palabra hebrea ‘kephim’ (כֵּפִים) ya tiene un significado claro y definido, que es “rocas grandes, riscos o peñas”, significado que no depende de cualquier artilugio idiomático o lingüístico que se pretenda realizar con las palabras empleadas en su traducción el griego, para a partir de ello tratar de imputar a ‘kephim’ (כֵּפִים) otro significado diferente al que ya tiene.

Sin embargo, esto va más allá de artilugios idiomáticos o lingüísticos. Se trata de la aplicación de una verdadera exégesis a los textos. Para obtener el significado más exacto que los escritores quisieron comunicar se debe examinar primero la raíz de las traducciones y no viceversa. De ese modo podemos ver qué traducciones, definiciones y comentarios se acercan más o son más precisos en ello. Esto se hace para proteger la verdad de toda tendencia que nos quieren vender algunos para respaldar sus posiciones que no siempre son las que nos da el Texto Bíblico.

En los textos que se han examinado se ha demostrado un hecho sencillo. El vocablo arameo kefim en el griego de LXX ha sido plasmado de dos formas diferentes. En Job 30:6 se ha traducido a πετρων en el sentido de que es el material del cual las casas o cavernas están construidas. Sin embargo en Jeremías 4:29 es una roca tan grande que las personas tenían que escalar por encima de ellas, como claramente lo comunica el texto. Para poder ver esto, hay que hacer lo que precisamente el amigo no hizo en sus objeciones; analizar cada palabra en su sentido apropiado. Entonces pretende que nos dejemos llevar por las traducciones y los comentarios como si estuviéramos obligados a aceptar lo que cualquiera dice que la Biblia dice.

No se logra nada atacando una de las formas exegéticas más importantes para acercarse más al sentido profundo que comunica la Biblia. Decir así nada más que son “artilugios” es muestra de hermenéutica y exégesis incompleta. Y la tendencia de las personas es rechazar lo que no se conoce.













No hay comentarios.:

CRÉDITOS

Todos los estudios de éste blog son de libre uso para todos siempre y cuando no se saque de contexto ni al autor ni los temas tocados y que se le dé crédito al autor y al origen de los mismos (verdadpalabra.blogspor.com/).