La WT dice...

«No constituye una forma de persecución religiosa el que una persona diga y muestre que otra religión es falsa [tampoco] el que una persona informada [la] exponga públicamente como falsa... Ciertamente el desenmascararla públicamente es de más valor que exponer la falsedad de un despacho noticioso; es un servicio público más bien que persecución religiosa y tiene que ver con la vida y felicidad eterna del público. No obstante, deja al público libre para escogerLa Atalaya, 15 de mayo de 1964, pág. 304.

miércoles, 21 de abril de 2010

Conversaciòn entre un Testigo de Jehova y un Evangelico (Parte I)

Dios les colme de bendiciones.


En esta ocasión les presento una interesante conversación entre un cristiano y un testigo de Jehová. Esta nos puede servir como guía en un momento en que podamos tener un encuentro con uno de estos arrianos modernos. No digo que resultará igual pero da una buena idea de cómo puede ir. Los personajes en este dialogo son el cristiano Cris y el testigo John.

Cris: Hola, John. ¿Has dado un vistazo al hecho de que la Watch Tower (WT) predica un evangelio diferente al de los cristinos primitivos?

John: Si, Cris. Investigué algo al respecto. Será diferente para ti, pero no logro hacer suficiente hincapié en que creemos en muerte, sepultura y resurrección de Jesucristo.

Cris: Permíteme aclarar algo, John. ¿Estas diciendo que la WT enseña sobre la muerte, sepultura y resurrección corporal de Jesucristo?

John: ¡Bueno, espera un minuto! Los TJ ciertamente enseñamos que Jesús resucitó, pero no corporalmente. Tenemos esta gran publicación llamada, “¿Qué exige Dios de nosotros?”, y ésta dice aquí en la pag. 7 que, “Jesús murió y fue resucitado por Dios como criatura espiritual…”.

Cris: Así que la WT enseña que el cuerpo de Jesús no resucitó, sino que se levantó como un espíritu invisible.

John: ¡Exacto!

Cris: John, y si Jesús te dijera que se levantaría corporalmente de la muerte, ¿le creerías?

John: Eso es imposible, Cris.

Cris: Se como te sientes, John. Pero suponiendo que Jesús lo dijo, ¿le creerías?
 
John: Creo que tendría que hacerlo, pero…


Cris: ¿Puedo leer un pasaje, John?

John: Bien.

Cris: En Juan 2: 18-22, luego que purificó el templo, Jesús tuvo un acalorado encontronazo con los judíos religiosos de sus días. En el v. 18 le dijeron: “Los judíos respondieron y le dijeron: --Ya que haces esto, ¿qué señal nos muestras?
19 Respondió Jesús y les dijo: --Destruid este templo y en tres días lo levantaré.
20 Entonces los judíos dijeron: --En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú en tres días lo levantarás?
21 Pero él hablaba del templo de su cuerpo.
22 Por tanto, cuando resucitó de entre los muertos, sus discípulos recordaron que había dicho esto, y creyeron en la Escritura y en la palabra que Jesús había dicho“.
John, según este pasaje, ¿Cómo dijo Jesús que resucitaría?

John: Um… creo que en su cuerpo… pero, de nuevo, ¡es imposible!… tú solo estas sacando un texto fuera de la Biblia para tratar de probar que Cristo resucitó corporalmente.

(Nota: en el v. 21 se utiliza la palabra griega “somathicos” que literalmente se traduce a “cuerpo físico tangible.”)

Cris: Creo que es muy importante, John, nunca formular doctrina con solo un versículo bíblico, sino que hay que compararlos con otros. Si vamos a Lucas 24: 36-39, creo que se vuelve aun mas claro. Esta escena ocurre con los apóstoles después de la resurrección, y dice: “36 Mientras aún hablaban de estas cosas, Jesús se puso en medio de ellos y les dijo: --¡Paz a vosotros!
37 Entonces, espantados y atemorizados, pensaban que veían un espíritu.
38 Pero él les dijo: --¿Por qué estáis turbados y vienen a vuestro corazón estos pensamientos?
39 Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy. Palpad y ved, porque un espíritu no tiene carne ni huesos como veis que yo tengo.”
¿Escuchaste eso? Los apóstoles creían que veían un espíritu, pero Jesús los corrigió de inmediato mostrándoles las heridas en sus manos y en sus pies.

John: Cris, tu no entiendes. Jesús tenía que demostrarles que había resucitado de los muertos. Siendo que era una criatura espiritual invisible, la única forma de probarlo era tomando otro cuerpo físico y aparecerse a sus seguidores.

Cris: John, Jesús dijo: “He aquí mis manos y mis pies… soy YO mismo”. Jesús fue muy claro en que él estaba allí con el mismo cuerpo con el que fue clavado en la cruz. Si Jesús apareció en otro cuerpo sería culpable de engañar a sus discípulos haciéndoles creer que era su propio cuerpo. ¿Piensas que Jesús era un engañador?


John: ¡Claro que no! Escucha, Cris, verificaré estos pasajes, pero conozco varias escrituras que prueban sin duda que Jesús no resucitó corporalmente.

Cris: Ok, hablamos la próxima semana.


No se pierdan la continuación de esta conversación que se pondra cada vez mas interesante…