La WT dice...

«No constituye una forma de persecución religiosa el que una persona diga y muestre que otra religión es falsa [tampoco] el que una persona informada [la] exponga públicamente como falsa... Ciertamente el desenmascararla públicamente es de más valor que exponer la falsedad de un despacho noticioso; es un servicio público más bien que persecución religiosa y tiene que ver con la vida y felicidad eterna del público. No obstante, deja al público libre para escogerLa Atalaya, 15 de mayo de 1964, pág. 304.

"¿Están SUS enseñanzas en completa armonía con la Palabra de Dios, o están basadas en las tradiciones de los hombres? SI SOMOS AMANTES DE LA VERDAD, NO HAY NADA QUE TEMER DE TAL EXAMEN" (La vedad que lleva a la vida eterna - 1968, pagina 13.)

martes, 11 de julio de 2017

Mateo 16:18: ταυτη τη (Tautee tee)

Breve comentario a la gramática católica.



En otras partes de este sitio hemos discutido el asunto del famoso “tautee tee” de Mateo 16:18 y por qué la forma en que los apologetas católicos aplican la gramática griega allí es errónea. En este breve análisis, además de explicar la razón de tal error, también muestro otras posibles maneras en que Mateo pudo haber escrito la segunda cláusula del mencionado versículo sin forzar las reglas gramaticales del griego bíblico.

Tenemos que tener en mente que el griego koiné, idioma en que se escribió en Nuevo Testamento originalmente, es un idioma muy versátil y fascina la flexibilidad sintáctica con que se puede construir una oración o frase.

Ahora bien, los exponentes católicos aseguran que:

“La palabra griega que se emplea para "esta piedra" el adjetivo demostrativo, caso dativo TAUTEE con el artículo TEE para mostrar la fuerza implicada en la cualidad demostrativa. Del griego esta frase puede ser traducida "ESTA MISMA". Por lo que Mateo 16,18 dice: "Tu eres Pedro y sobre ESTA MISMA PIEDRA edificaré mi iglesia. Con el uso de TAUTEE es claro que Jesús está hablando de la misma piedra que acaba de mencionar.”

Hay dos cosas en este planteamiento que están fuera de toda discusión. Uno, que tautee tee tiene cualidad demostrativa. Y dos, que se puede traducir “esta” sin omitir “misma” (esta misma). En el NT hay varios ejemplos donde aparece dicha traducción. Una de las más comunes es la frase “esta misma noche” (ταύτῃ τῇ νυκτὶ - tautee tee nuktí), que en la Biblia de Jerusalén 1976 se traduce de esa manera aproximadamente unas ocho veces. Vea por ejemplo Mat 26:34, Mar 8:38,  Mar 14:30,  Luc 12:20, etc.

Sin embargo, el error del planteamiento citado anteriormente es el que dice que con el uso de tautee, Jesús está hablando de la piedra que acaba de mencionar, es decir, la que menciona anteriormente. En Mateo16:18 esta piedra sería Pedro (petros).




Seguramente, este planteamiento es tomado de otros pasajes en el Nuevo Testamento donde tautee se refiere al nombre o adjetivo que antecede inmediatamente.

Mateo 23:36  De cierto os digo que todo esto vendrá sobre esta generación.

Aquí “sobre esta generación” viene del griego την γενεαν ταυτην, (ten genean tauten). Como ven, el pronombre femenino tauten se refiere al nombre que antecede inmediatamente (genean), también femenino. Otros casos son Mateo 21:44, Marcos 14:30, Lucas 21:23, Hechos 27:23.

El problema es que en Mat. 16:18 no se puede aplicar la regla tal como en los versos que acabamos de mencionar porque no se toma en cuenta un elemento básico sencillo en la gramática tanto griega como castellana. No se puede conjugar un nombre masculino con un pronombre y artículo femenino. Petros, el sobrenombre griego de Simón, es masculino. El pronombre tautee y el artículo tee son femeninos. Es como si conjugáramos el artículo femenino “la” con el nombre común masculino “hombre”. Esto tendría como resultado que dijéramos “la hombre.” Demás está decir el disparate gramatical que obtenemos.

 Más aun, en el griego bíblico, un nombre en el caso nominativo no se puede conjugar con pronombre y artículo en caso dativo.  El caso nominativo señala el sujeto del verbo. El caso dativo señala el lugar a donde se dirige la persona u objeto del que se habla. Y según la regla, esta persona u objeto también tiene que estar en el caso dativo.

Además, Mateo 16:18 consiste en tres pensamientos lógicamente conectados con la conjunción “kai”, traducida allí como “y”. Si quitamos las conjunciones y ponemos los enunciados por separado el pasaje quedaría así:

1. Yo a mi vez te digo que tú eres Pedro.

2. Sobre esta piedra edificaré mi iglesia.

3. Las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.

Por lo tanto, pretender conjugar “esta” de la segunda clausula con Petros, que está en la primera, es lo mismo que pretender conjugar un pronombre y artículo de una oración en un párrafo con un nombre de otra oración. Es decir, si en una oración hay un pronombre y un artículo, el objeto hacia el cual estos se dirigen tiene que estar en esa misma oración, no en otra. Eso es forzar el sentido de todo el párrafo. Y es gramaticalmente inconcebible.

Por lo cual, siendo tautee tee pronombre y artículo dativo singular femenino se tiene que conjugar con petra que, además de estar ubicada en la misma cláusula que tautee tee, también es dativo singular femenino.

Otro punto importantísimo que no podemos dejar pasar es que no hay un solo caso en todo el Nuevo Testamento donde  ταύτῃ τῇ (tautee tee) haga referencia al nombre, objeto o adjetivo que se acaba de mencionar antes. Por el contrario, siempre que se emplea la mencionada construcción se aplica al nombre o adjetivo que se coloca inmediatamente después. Incluiré las siguientes citas para que si algún lector gusta investigar, se tome el tiempo de analizarlas en un interlineal con morfologías:

Mat 12:45, 26:34, Mar 8:38, Luc 12:20, 17:34, Hch 10:30, 16:12, 2Co 1:15, 8:7, 19-20, 11:17.  





Aún si la segunda cláusula de Mat. 16:18 se hubiese escrito con la construcción en la cual los apologetas católicos basan su “regla” (epi tee petra ← tautee, como se describió anteriormente), el problema no desaparece pues la referencia se mantiene hacia petra, que es la referencia anterior más próxima.

Como cuestión de hecho nada impedía el que Mateo escribiera la clausula de esa forma pues no forzaba ninguna regla gramatical.






La opción que sigue les gusta a los apologetas católicos. Mucha gente ya sabe que la transliteración del sobrenombre arameo de Pedro, Cefas o Kefas, aparece unas nueve veces en el Nuevo Testamento. Se dice que el evangelio de Mateo se escribió en arameo antes que en griego y que éste último es una traducción del primero. Lo curioso es que siendo el arameo el idioma coloquial de Mateo, quien era hebreo, no importó el nombre arameo de Pedro en 16:18. Como nota al calce, ninguno de los evangelistas lo hace con excepción de Juan en 1:42.

Así hubiese quedado Mat. 16:18b si el evangelista hubiese transliterado el apodo arameo de Simón también allí.





Como pueden notar, habrían ciertas condiciones que se tenían que dar para que la construcción quedara de la manera que se ilustra aquí. Primero, Kefas es masculino por lo que el pronombre y el artículo se tenían que escribir en masculino (τουτω τω). Segundo, tanto el pronombre como el articulo estarían en el caso dativo lo cual hace que “Kephá” se escribiese también en el caso dativo como algunas morfologías lo clasifican en Gálatas 2:141. La mencionada construcción masculina aparece también en Hechos 7:7 en la frase  “τω τοπω τουτω – too topoo toutoo -  este mismo lugar” (Jerusalén 1976).

Pero aún si Mateo hubiese importado la transliteración aramea kefas al verso en cuestión como lo presenta la ilustración de arriba, eso no les daría la razón a los proponentes católicos. En otro estudio explico con detalles el porqué de eso2.

Por último, existe otra interesante opción que Mateo tenía para escribir la segunda cláusula sin forzar las reglas. La Biblia dice que cuando Jesús se reunía privadamente con sus discípulos les hablaba claro, sin tapujos, sin metáforas y sin parábolas. Simplemente les decía las cosas tal y como eran y les explicaba las parábolas en privado. Un excelente ejemplo de esto es Mateo 13:1-53, prestando especial atención a los versos 10 al 18 y 36. Marcos también lo establece:

Marcos 4:33  Con muchas parábolas como estas les hablaba la palabra, conforme a lo que podían oír. 34  Y sin parábolas no les hablaba; aunque a sus discípulos en particular les declaraba todo.

Pues bien, si leemos con detenimiento el pasaje completo desde el verso 13 notamos que la primera pregunta de Jesús – “¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre? la hace particularmente a sus discípulos. Es decir, la conversación era entre ellos y nadie más. Compare con Juan 4:34, 6:60, 21:21-23, etc.

Por tal razón, siguiendo la pauta establecida por Mateo y Marcos, Jesús tenía la completa libertad de decirle a Pedro de la forma más clara y literal que existe que sobre él se edificaría la iglesia como podemos ver en la siguiente ilustración:









Otros lugares en el Nuevo Testamento donde podemos encontrar la construcción “epi se” (sobre ti) son: Luc 1:35, Luc 19:43, 1Ti 1:18, Apo 3:3.

Lamentablemente esta opción no podría ser posible porque no sería fiel a los textos griegos e incluso, tampoco al arameo. El evangelio que tenemos utiliza dos palabras griegas diferentes lo cual descarta la posibilidad de que Cristo se refiera a Petros cuando dijo “… y sobre esta piedra edificaré mi iglesia…”3. Sin embargo así es como lo interpretan los apologetas católicos sin base alguna, claro está.

Concluimos entonces que la tesis católica que enseña que tautee tee en Mateo 16:18 se refiere a la piedra que se menciona anterior a dicha construcción es correcta solo cuando se fuerzan las reglas gramaticales para conseguir la interpretación que se busca y que los ignorantes la crean ciegamente. Pero el texto bíblico está ahí para que lo investiguemos.

Ciertamente no se puede dar crédito inmediato a todo lo que algún alegado “experto” diga por más renombre que tenga y sea de la religión o denominación que sea. Lo más trágico es cuando disparates como los aquí denunciados se siguen repitiendo sin que haya nadie que vea las cosas de manera sobria.

Tenemos que aprender a investigar, a escudriñar las Escrituras con más cuidado. Con la ayuda y guianza del Espíritu Santo llegaremos al conocimiento de la verdad y podremos juzgar entre quién está en lo correcto y quién está inventando subterfugios para traer interpretaciones por los pelos (Juan 14:14-17, 26, 16:13).


Notas:

1. Un ejemplo está en el Interlineal Griego-Español Wescott Hort.























jueves, 6 de julio de 2017

Breve comentario a blog católico.



Mientras realizaba el mantenimiento que regularmente se le da a un blog encontré que uno de los enlaces que trajeron a un lector a nuestra página provenía de un blog que lleva el nombre de “San Judas Tadeo”. Cuando entro al mencionado blog, cuyo nombre del autor desconozco, encuentro que el tema se trata de un debate entre un católico llamado Richbell Meléndez y un protestante cuyo nombre es Roberto Isaac1. El tema de discusión era el reto que el protestante le hace al católico sobre las citas patrísticas acerca del primado de Pedro y la roca sobre la cual se edifica la iglesia.

La razón por la que realizo el análisis que verán a continuación no es ni Richbell ni Roberto. Ese debate se lo dejo a ellos. El motivo de estas líneas es que el autor del mencionado blog hace referencia a mi persona hacia la conclusión de su artículo. No me ofendió en lo absoluto lo que este bloguero católico escribió sobre este servidor pero me veo en el deber de hacer ciertas aclaraciones puntuales sobre mi posición en cuanto a Mateo 16:18, las citas patrísticas y la famosa Sola Scriptura.

Ahora bien, mi primera crítica va hacia el protestante Roberto Isaac. No es que haya hecho algo malo abordando las citas patrísticas. La cuestión es el enfoque que le dio a dichas citas en su debate. Y es que es un error y una pérdida de tiempo tratar de comenzar un debate con un católico comenzando con citas patrísticas. Es un punto muy pobre para comenzar. Y no es el orden establecido en la Biblia. 

Ese es el enfoque que gusta más a los católicos porque allí tienen su apoyo más fuerte a pesar de los que dice el Texto Bíblico. Pero cuando se comienza por las Escrituras, la cosa es diferente. Una exégesis profunda de la Escritura demuestra que la interpretación de Mateo 16:18, como lo enseña la tesis católica no tiene base en la Biblia.

Incluso, el Catecismo de la Iglesia Católica es muy enfática en cuanto a la importancia de la Escritura para el conocimiento de la verdad2. Y he aquí el punto importante; lo que la Biblia dice no debe contradecir lo que dicen los padres de la iglesia, apologetas, teólogos, exégetas, etc. Esto es pura lógica. Si lo que ellos dicen va acorde a la Escritura, se recibe. Si lo que ellos dicen va en dirección opuesta a la Biblia, se expone como falsa por Ella misma. Uno no puede contradecir lo otro.
Ahora analicemos el contenido del artículo del blog en cuestión.

Entre las cosas que me gustaron de este artículo está el abundante despliegue de citas patrísticas (41). Es un gran aporte de citas que el autor de dicho artículo analizó de la manera más objetiva posible. Luego, resumió las citas con una tabla donde se desglosan las citas entre las que apoyan la interpretación de que Mat. 16:18 la iglesia se edifica sobre la persona de Pedro mismo, los que dicen que fue sobre la confesión de Pedro y los que apoyan ambas interpretaciones.

En base a esto escribió luego su conclusión y allí es donde entra la mención honorífica que se hace de este servidor. Cuando examinamos sus conclusiones vemos que los primeros cuatro enunciados resumen la manera en que el protestante Roberto Isaac falló en su estrategia con las citas patrísticas que puso como portaestandartes en su discusión.

Ya en el quinto enunciado la cosa se empieza a poner interesante. Allí dice:

“5. En definitiva sobre los Padres, su doctrina y Fe en muchos ámbitos no dependía de la interpretación de tal o cual texto bíblico, ya que ellos simplemente ejercían una Fe que habían recibido por Tradición, por la Iglesia, por sus padres y maestros Cristianos desde pequeños.”

Sin embargo, cuando analizamos las citas patrísticas que él incluye en su lista vemos que todos hacen alusión al texto de Mateo 16:18 y ya ahí hacen uso de la interpretación bíblica porque ellos explican lo que a su parecer dice el texto. La frase común que ellos utilizan es, por ejemplo; “Pedro, en quien la iglesia fue fundada”, o “Pedro es la roca”, o “El Señor edificó su casa sobre Pedro”, etc. Con esto queda demostrado que cuando los escritores hicieron ese tipo de planteamientos estaban basándose en el texto bíblico independientemente de la interpretación que tuvieron de ello. Para eso tuvieron que llevar a cabo algún tipo de investigación o estudio para interpretar el texto en cuestión.

En cuanto a que los padres simplemente ejercían una Fe que habían recibido por Tradición, por la Iglesia, por sus padres y maestros Cristianos desde pequeños, surge la pregunta: ¿Y qué pasa cuando lo que la Tradición, la iglesia, padres y maestros enseñan va diametralmente opuesto a lo que enseña la Biblia? Porque la propia tesis católica enseña que sobre la confesión de Pedro y sobre su misma persona se edifica la iglesia pero la Biblia dice otra cosa3.

“Por ejemplo, en el caso de San Agustín no existía una angustia en cuanto a la interpretación correcta de Mateo 16:18, ya que de ello no dependían sus convicciones sobre el Primado y Autoridad del Obispo de Roma. El caso de los protestantes es diferente, el dogma de Sola Escritura LES OBLIGA a sustentar a como dé lugar sus creencias con la Biblia, así tengan que recurrir a malabares y acrobacias interpretativas que algunas veces lindan con lo ridículo”.

Sin embargo, justo antes, en la lista de citas patrísticas que el amigo incluye, cuando menciona a Agustín comenta:

“Como sabemos, San Agustín empleó ambas interpretaciones (y otras) a lo largo de su vida dependiendo de la doctrina que exponía en un determinado escrito. Y también sabemos que al final de su vida, en sus Retractaciones, deja abierta la interpretación para que el lector decida. Así que voy a contabilizar a San Agustín para el conteo de ambas interpretaciones.”

Como pueden notar en el comentario del amigo bloguero católico, Agustín sí dependió de alguna interpretación bíblica de Mat. 16:18 y como el amigo bien dice, al final de su vida, en sus Retractaciones dejó abierta la interpretación para los lectores. Aquí incluiré una cita de Agustín tomada directamente de un estudio de José Miguel Arráiz:

“Escribí también en esta época de mí sacerdocio contra una carta de Donato, que fue en Cartago el segundo obispo de la secta de Donato después de Mayo riño. En esta carta él manifiesta que hay que creer que el bautismo de Cristo existe solamente en su comunión, a lo que yo me opongo en este libro. Aquí dije en algún lugar, «a propósito del apóstol Pedro, que en él como en la piedra está fundada la Iglesia», sentido que muchos cantan con los versos del beatísimo Ambrosio, cuando dice del canto del gallo: «Al cantar el gallo, / él, piedra de la Iglesia, / llora su pecado». Pero recuerdo haber expuesto después muchísimas veces aquello que dijo el Señor: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, de manera que se entendiese sobre ese a quien confesó Pedro cuando dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo, como si Pedro, así llamado por esa piedra, representara la persona de la Iglesia, que es edificada sobre esa piedra, y que recibió las llaves del reino de los cielos. Porque no se le dijo: Tú eres la piedra, sino Tú eres Pedro. Puesto que la piedra era Cristo, a quien confesó Simón, así como lo confiesa toda la Iglesia, y fue llamado Pedro. De entre esas dos sentencias, que el lector elija la más probable”.
(San Agustín, Retractaciones, I, 21, 1, Obras completas de San Agustín, Tomo XL, Biblioteca de Autores Cristianos, Madrid MCMXCV, p. 723-724)

Con esto no solo se demuestra que Agustín se interesó en  interpretar el texto de Mateo, sino que también se expone la contradicción del amigo bloguero porque por un lado dice que Agustín no dependió de ninguna interpretación bíblica al respecto y por otra dice que utilizó ambas interpretaciones y al final dejó abierta la interpretación a la elección de los lectores. Esto a su vez hace que salga a relucir el hecho de que aunque Agustín no condena ninguna de las dos posturas, cuando los protestantes decimos que es sobre Cristo, y solo sobre Él que se edifica la iglesia, somos objeto de censura por parte de los apologetas católicos.

“El caso de los protestantes es diferente, el dogma de Sola Escritura LES OBLIGA a sustentar a como dé lugar sus creencias con la Biblia, así tengan que recurrir a malabares y acrobacias interpretativas que algunas veces lindan con lo ridículo.”

Este planteamiento se hace bajo un entendimiento extremadamente literal de Sola Scriptura. Este dogma debe ser visto en el sentido de que todo lo que ha de ser creído en cuanto a fe y conducta debe provenir primeramente de la Biblia. Entonces toda interpretación o comentario que se haga  tiene que estar de acuerdo con Ella. Así hicieron los hermanos bereanos del capítulo 17 de Hechos en cumplimiento a lo establecido por Jesús en Juan 5:39. Allí Jesús nunca dijo que examinemos solamente las Escrituras pero nos dejó claro donde debemos comenzar. Vea también Lucas 24:27. 
Pablo nos enseña en1 Tes 5:21 que lo examinemos TODO pero que retengamos lo bueno. Naturalmente lo malo, o en este caso las interpretaciones que no concuerdan con la Biblia, se han de desechar.

Por lo que, el entendimiento extremadamente literal de Sola Scriptura que el amigo expone tampoco se ajusta al Texto Bíblico aunque originalmente esto provenga de un protestante.
Ahora entramos al sexto enunciado donde se hace mención de este servidor:

“6. Finalmente, hay protestantes que descartan totalmente la patrística y son más consecuentes con el dogma protestante de Sola Biblia, y por ello se dedican únicamente a realizar eiségesis minuciosas y análisis detallados de todos aquellos textos bíblicos que puedan jugar a su favor, lo cual incluye conteo de palabras en griego, hebreo, conteo de formas verbales, y otros malabarismos y recursos que puedan favorecer su posición. Un ejemplo de tales protestantes es el hermano protestante Eliezer de la web “Oye Testigo de Jehova [83]”. En este segundo juego exegético se entrampó el tema del Facebook de Richbell, luego que se dejara la cuestión patrística en segundo plano.”

Como se puede leer, el amigo católico expresa varias cosas sobre mi persona las cuales hay que aclarar. Cabe destacar el hecho de que se respeta su opinión, a la cual tiene todo derecho y además no suena ofensivo para mí y estoy seguro que esa no era la intención del amigo.

Primero, el amigo dice que yo descarto totalmente la patrística. Todo el que ha leído los temas de este blog sabe que esto no es cierto. De hecho, tengo un tema para testigos de Jehová con el título “La Trinidad en el Segundo Siglo”4 donde utilizo varias citas patrísticas que apoyan el hecho probado de que tan temprano como en el segundo siglo la doctrina de la Trinidad estaba definida. También tengo un tema en la serie “La Trinidad Explicada” donde le dedico toda la tercera entrega al Credo de Atanasio5. Y la versión del Credo que utilicé en ese tema lo copié de una página católica. Y en ese caso los utilicé porque defienden una doctrina claramente bíblica. Si en algún otro tema se alejan de la Biblia, es ella misma la que los juzga.

Por eso, el solo hecho de que el amigo católico haya aportado sus 41 citas patrísticas para mí es bueno porque así podemos ver quién es bíblico y quien no lo es.

Segundo, el amigo comenta que mis análisis escriturales son “eiségesis minuciosas y análisis detallados de todos aquellos textos bíblicos que puedan jugar a su favor”. Me da gusto el hecho de que el amigo admita lo minuciosas y detalladas que son mis “eiségesis”. Pero son precisamente esas  “eiségesis” minuciosas y detalladas las que exponen los errores de interpretación de Mat. 16:18 como los apologetas católicos lo hacen.

Por ejemplo, gracias a esas “eiségesis”  minuciosas y detalladas demuestro que la interpretación católica de la construcción griega “epi tautee tee” en el texto en cuestión no solo es una verdadera “eiségesis”, también es un SOBERANO DISPARATE gramatical.

También, gracias a esas “eiségesis” minuciosas y detalladas demuestro la verdad acerca de la palabra aramea “kephas” y por qué se traduce a dos palabras diferentes en el griego en Mat. 16:18. Y gracias a esas “eiségesis” minuciosas y detalladas demuestro por qué, entre muchas otras cosas, la tesis católica del pasaje de Mateo es incorrecta.

A todo esto el amigo plantea que lo que hago son “malabarismos que pueden favorecer mi posición”. Recomiendo a los lectores que, después de haber leído mis “eiségesis” minuciosas y detalladas juzguen ellos mismos a ver si son verdaderamente “malabarismos” o si esos “malabarismos” van por otro lado. Porque, si el sujetarse a las reglas exegéticas y hermenéuticas es entrar en “malabarismos”, entonces los apologetas católicos no son parte del espectáculo sino solo espectadores.

“Lo gracioso y trágico de este juego exegético con la Sola Biblia, es que no da como resultado una única interpretación del texto en cuestión (Mateo 16:18), a pesar que se pueden emplear prácticamente los mismos argumentos exegéticos. Ello se pone de manifiesto en las conclusiones a las que llegan Roberto Isaac y Eliezer, a pesar que el primero (Isaac) ha usado varios de los argumentos exegéticos del segundo (Eliezer).

- Para Roberto Isaac la Roca es la Confesión de San Pedro.

- Para Eliezer, la conclusión es otra. Cristo es la Roca,…”

Aquí, el amigo bloguero católico trata de hacer parecer que Roberto Isaac y este servidor damos una interpretación “diferente” sobre el texto de Mateo. Pero cuando analizamos más de cerca nuestras interpretaciones podemos ver que ambas son solo una porque, ¿cuál es la confesión de Pedro? “ eres el Cristo, el hijo del Dios vivo”. En otras palabras, cuando se dice que la iglesia se funda sobre la confesión de Pedro, se dice que está fundada sobre CRISTO MISMO porque es eso lo que Pedro dice. Cristo es la Roca fundamental (Isaías 28:16).  Y esto hace que el Texto Bíblico armonice de manera extraordinaria.

Por lo tanto, ni la interpretación del apologeta protestante ni la de este servidor están en conflicto alguno. Por el contrario, ambas posturas se complementan. La confesión de Pedro es Cristo mismo.

… y lo podemos leer de sus propias palabras:

Si observamos el contexto del pasaje vemos que el personaje principal es Jesucristo. Observen también que Jesús comienza la conversación preguntando a los discípulos quién dice la gente que era ÉL. Los discípulos mencionaron lo que se decía de Él. Cuando Cristo preguntó quién ellos creen que es Él Simón recibe la revelación de lo alto e inmediatamente dice al Señor “Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo”. Nótese que Cristo es el centro en todo momento.

(…)

Como han podido notar, un estudio verdaderamente profundo del primado petrino demuestra que las conclusiones a las que han llegado los apologetas católicos han sido en base a una exegesis incompleta y mal enfocada en muchas ocasiones. Aquí se ha demostrado con la Sola Scriptura que el argumento católico no resiste un examen apropiado y que la Biblia es la que juzga al creyente y a la historia y no al revés.

La ICAR dice que Pedro es su fundamento. La Biblia dice que Cristo es la Roca y su UNICO FUNDAMENTO. A Dios sea la Gloria por los siglos.” [83]

¿Con todo esto, aún quedan dudas sobre la Interpretación de Mateo 16:18 y sobre la Falsedad de la Sola Escritura? Que el lector saque sus conclusiones.

Anteriormente en su artículo, el amigo católico acusa a los protestantes de “seleccionar o extraer” citas patrísticas que puedan “jugar a favor de ellos”. Pero en este caso el amigo hizo lo mismo con mis palabras. No sé si fue porque no leyó bien mi artículo. Pero pondré el primer párrafo que el amigo cita con su contexto:

Si observamos el contexto del pasaje vemos que el personaje principal es Jesucristo. Observen también que Jesús comienza la conversación preguntando a los discípulos quién dice la gente que era ÉL. Los discípulos mencionaron lo que se decía de Él. Cuando Cristo preguntó quién ellos creen que es Él Simón recibe la revelación de lo alto e inmediatamente dice al Señor “Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo”. Nótese que Cristo es el centro en todo momento.

Esta es la razón de por qué Pedro recibe su apodo. Porque confiesa que ÉL es el Cristo, el Hijo del Dios Vivo. Nos debería hacer pensar entonces el hecho de que de todas las veces que Jesús se acerca a Simón, es en este momento que entonces le llama Pedro justo después de la confesión.

Es ése segundo párrafo el que se omitió. Además, en ese mismo artículo del cual el amigo extrae mis palabras, en la sección donde trato el tema de los alegados cambios de nombres, aclaro lo siguiente:

“Cabe aclarar, para que no haya malos entendidos, que esto no atenta contra el significado claro que tiene el nombre Pedro ni ningún otro. Él no es la piedra sobre la cual se edifica pero sí lo es por su confesión.”

Estas son las partes que el amigo católico pasó por alto. Prefiero pensar que fue por olvido o porque no leyó bien el tema y no porque quiso buscar un argumento ficticio que pueda “jugar a su favor” para tratar de hacer ver que estoy contradiciendo la postura de otro protestante.

En cuanto a la conclusión del artículo de mi autoría (por la gracia de Dios), podrán notar que mi planteamiento se hace en base a la Biblia pero por alguna razón el amigo católico pone más énfasis en la alegada falsedad de la Sola Scriptura. Anteriormente menciona nuestro “juego exegético” pero sobre esto no hay un solo comentario de parte suya.

Sugiero a los lectores que entren a los enlaces que pondré al final para que lean mis “eiségesis” minuciosas y detalladas y mis “juegos exegéticos” y juzguen por sí mismos.

Para finalizar, en sus “Comentarios sobre los Resultados”, en su análisis sobre las opiniones de los escritores patrísticos, el amigo católico escribe lo siguiente:

“Se han analizado las citas de 41 Padres y/o Escritores Eclesiásticos de los primeros siglos, y se observa que la opinión mayoritaria (31) es que “El Señor edificó su Iglesia sobre San Pedro” y/o “San Pedro es la Roca/fundamento de la Iglesia”.”

“La posición de que “la Roca es la Confesión de Fe de San Pedro”, es la minoritaria, donde he encontrado hasta 16 Padres y/o Escritores Eclesiásticos con citas en dicho sentido. Cabe mencionar que las citas de Dídimo el Ciego y de San León Magno en favor de esta posición son poco claras y muy ambiguas, sin embargo, de todas maneras las he contabilizado a favor de esta posición. La cita de San Atanasio recogida por Saraví sí la he descartado porque es claro que está manipulada cuando se compara con la fuente original.”

Este razonamiento no debe causar ningún tipo de inquietud en la mente de los protestantes porque si la mayoría tuviera la razón entonces los cristianos estuviésemos equivocados porque la religión mayoritaria en el mundo actual son los musulmanes. Sin embargo, sabemos que ellos no están en la verdad… ¿o sí? ¿Debemos entonces convertirnos al islam? Ellos son mayoría…

Además, leemos en la Biblia que la única nación escogida y aprobada por Dios en el Antiguo Testamento eran los hebreos (israelitas). Todas las naciones circundantes eran paganas y politeístas y Dios aborrecía sus prácticas religiosas aun cuando esto hacía del culto hebreo la minoría en el mundo de entonces. Más aun, cuando el Pueblo estuvo cautivo en Egipto, el culto egipcio naturalmente era la mayoría.

Porque las mayorías no demuestran las verdades.

Esto es atestiguado en innumerables versículos bíblicos. He aquí algunos:

Isa 1:9  Si Jehová de los ejércitos no nos hubiese dejado un resto pequeño, como Sodoma fuéramos, y semejantes a Gomorra.

Rom 9:27  También Isaías clama tocante a Israel: Si fuere el número de los hijos de Israel como la arena del mar, tan sólo el remanente será salvo;

En este texto de Romanos, Pablo está citando una profecía de Isaías:

Isa 10:20  Acontecerá en aquel tiempo, que los que hayan quedado de Israel y los que hayan quedado de la casa de Jacob, nunca más se apoyarán en el que los hirió, sino que se apoyarán con verdad en Jehová, el Santo de Israel. 21  El remanente volverá, el remanente de Jacob volverá al Dios fuerte. 22  Porque si tu pueblo, oh Israel, fuere como las arenas del mar, el remanente de él volverá; la destrucción acordada rebosará justicia. 23  Pues el Señor, Jehová de los ejércitos, hará consumación ya determinada en medio de la tierra.

Eso será lo que acontecerá en los días finales:

Apo 20:7  Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión, 8  y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlos para la batalla; el número de los cuales es como la arena del mar. 9  Y subieron sobre la anchura de la tierra, y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada; y de Dios descendió fuego del cielo, y los consumió. 10  Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.

Como se puede leer claramente en esta profecía, el número de los que se levantarán a favor de Satanás y en contra del Pueblo de Dios será muchísimo mayor que los escogidos que, como atestigua el propio Jesús: “Así, los primeros serán postreros, y los postreros, primeros; porque muchos son llamados, mas pocos escogidos.” (Mateo 20:16).

En fin, hay dos extremos que tenemos que evitar a toda costa. Uno, la interpretación extremadamente literal de la Sola Scriptura. Los que acogen esta posición se encierran ellos mismos en un círculo que no les deja conocer la historia de cómo los cristianos pensaban a través de los tiempos, entre otras cosas. Y ahí entra el papel tan importante de las Escrituras. Con ellas podemos juzgar entre quien tuvo razón y quién no.

Dos, dejar la Escritura en un segundo plano para aferrarse demasiado en INTERPRETACIONES de terceros. Esto tiene como resultado el que se acojan doctrinas que la Biblia no aprueba y se crean a pesar de ello. Lamentablemente en las críticas del amigo bloguero católico vemos ambas cosas. Le da más crédito a las interpretaciones de los textos que a la Fuente de estos y por otro lado nos acusa de tener un concepto extremista de Sola Scriptura. ¿Será porque si entra en nuestro “juego exegético” corre el riesgo de llevarse una sorpresa?

__________________________________________________
NOTAS:

1. Puede ver el debate escribiendo en su motor de búsqueda predilecto “Apologeta Evangélico facebook”.

2. Catecismo #74-133, 688, 2653 y 2654, 2762-2764

3. Véase los temas de este blog donde se evidencia BIBLICAMENTE el hecho de que Pedro no es la persona sobre la cual se edifica la iglesia sino sobre Cristo.









Créditos

Todos los estudios de éste blog son de libre uso para todos siempre y cuando no se saque de contexto ni al autor ni los temas tocados y que se le dé crédito al autor y al origen de los mismos (verdadpalabra.blogspor.com/).