La WT dice...

«No constituye una forma de persecución religiosa el que una persona diga y muestre que otra religión es falsa [tampoco] el que una persona informada [la] exponga públicamente como falsa... Ciertamente el desenmascararla públicamente es de más valor que exponer la falsedad de un despacho noticioso; es un servicio público más bien que persecución religiosa y tiene que ver con la vida y felicidad eterna del público. No obstante, deja al público libre para escogerLa Atalaya, 15 de mayo de 1964, pág. 304.

"¿Están SUS enseñanzas en completa armonía con la Palabra de Dios, o están basadas en las tradiciones de los hombres? SI SOMOS AMANTES DE LA VERDAD, NO HAY NADA QUE TEMER DE TAL EXAMEN" (La vedad que lleva a la vida eterna - 1968, pagina 13.)

martes, 15 de mayo de 2012

¿Qué es el Espíritu Santo?: Conversaciones con un testigo de Jehová

“LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ se complacen en hablar de la Biblia con sus vecinos”
Este es uno de los muchos clichés que a los TJ les gusta utilizar mucho. Van de puerta en puerta confiados en que sus conocimientos pueden resistir los argumentos de cualquiera.
En esta ocasión nos referimos a un artículo de La Atalaya del 1 de octubre de 2010 donde se desarrolla una conversación entre un TJ entrenado (Carlos) y una persona con casi ninguna preparación teológica y un conocimiento muy limitado de las Escrituras (Juan).
Este es el escenario con el que los TJ se encuentran a diario. Muchos cristianos, ignorando la astucia bíblica de los atalayistas  se aventuran a la discusión de doctrina con ellos sin saber que han corrido directo a la trampa. Este es el tipo de personas con los cuales a los TJ les gusta discutir porque saben que los pueden apabullar fácilmente a gusto.
Es por eso que pongo en este artículo la conversación y le añado mis comentarios para demostrar que los argumentos del testigo Carlos, aunque aparentemente lógicos, no son mas que textos sacados de contexto para inventar pretextos. Además, pretendo ayudar a muchos Juanes allá afuera a detectar el error dentro de los argumentos de los Carlos que pululan por ahí.
El tema de esta conversación es sobre el Espíritu Santo. Se formula la pregunta ¿Qué es el espíritu santo? Luego de una breve introducción, la conversación comienza así:
Juan- He oído que los testigos de Jehová no son cristianos porque no creen en el espíritu santo. ¿Es esto cierto?
Carlos- No, eso no es cierto. Nosotros somos cristianos. De hecho, mi fe en Cristo fue lo que me impulsó a visitarlo esta mañana, pues él ha dado a sus discípulos la comisión de enseñar las buenas nuevas a la gente. Pero permítame preguntarle algo. ¿Qué idea tiene usted  del espíritu santo?
Juan- Yo lo veo como la tercera persona de la Trinidad, el consolador que Jesús prometió enviar para ayudarnos. Para mí, el espíritu santo es tan importante que no quisiera dejar de sentir su presencia en mi vida.
Comentario- A grandes rasgos Juan ha dado una buena respuesta sobre lo que para él es el Espíritu Santo. El detalle es que cualquiera puede dar una respuesta como esa (hasta un niño), pero una cosa totalmente diferente es poder explicarla y defenderla correctamente por las Escrituras. Veamos lo que Carlos tiene que decir ante la respuesta de Juan.
Carlos- Esa es la idea que muchos tienen del espíritu santo. Hace poco tuve la oportunidad de analizar lo que la Biblia enseña sobre ese asunto. Si tiene tiempo, me gustaría mostrarle lo que aprendí.
Juan- Está bien, pero solo unos pocos minutos.
Juan- Me llamo Juan, mucho gusto.
Carlos- El gusto es mío, Juan. En vista de que dispone de poco tiempo, me concentraré en un solo punto. Hace un momento me dijo que el espíritu santo es el ayudante que Jesús nos prometió, y concuerdo con usted. Pero, ¿piensa que el espíritu santo es una persona, un ser igual a Dios?
Juan- Por supuesto, eso fue lo que me inculcaron.
Comentario- Este es uno de los principales problemas de los cristianos de hoy. Se nos “inculca” una creencia y ahí quedó todo. Son pocos los que van más allá y profundizan en el estudio de sus creencias  para afirmarse más en la fe y poder explicarlas y estar “siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros (1 Pedro 3:15)”.
Con la respuesta del pobre ignorante de Juan, el testigo está listo para sacar su bien memorizado y ensayado “arsenal” y comenzar a echar por tierra la fe de Juan.
Carlos- Veamos un pasaje bíblico que nos ayudará a entender si el espíritu santo es una
persona o no. Tal vez recuerde el relato registrado en Hechos 2: 1-4. Allí leemos:

“Ahora bien, mientras estaba en progreso el día [de la fiesta] del Pentecostés, todos se
hallaban juntos en el mismo lugar, y de repente ocurrió desde el cielo un ruido
exactamente como el de una brisa impetuosa y fuerte, y llenó toda la casa en la cual
estaban sentados. Y lenguas como de fuego se les hicieron visibles y fueron distribuidas
en derredor, y una se asentó sobre cada uno de ellos, y todos se llenaron de espíritu
santo y comenzaron a hablar en lenguas diferentes, así como el espíritu les concedía
expresarse”.

Juan- Si, recuerdo muy bien este relato.

Carlos- Pues bien, ¿puede una persona llenarse de otra persona?
Juan- No.
Comentario- No en el sentido literal. Una persona no puede llenar a otra físicamente pero ya que el Espíritu Santo es un espíritu sin cuerpo, puede poseer a una persona. Un buen ejemplo es el endemoniado del que se nos habla en Marcos capítulo cinco, que dice como sigue:
“Ahora bien, llegaron a la otra orilla del mar, al país de los gerasenos. E inmediatamente después que él salió de la barca, vino a su encuentro de entre las tumbas conmemorativas un hombre bajo el poder de un espíritu inmundo. Este tenía su guarida entre las tumbas; y hasta aquel entonces absolutamente nadie podía atarlo firmemente ni siquiera con una cadena, porque muchas veces había sido sujetado con grilletes y cadenas, mas las cadenas las había roto con estallido, y los grilletes realmente quedaban hechos pedazos; y nadie tenía fuerzas para domarlo. Y continuamente, noche y día, aquel estaba en las tumbas y en las montañas dando gritos y cortándose con piedras. Pero al alcanzar a ver a Jesús desde lejos, corrió y le rindió homenaje, y, habiendo clamado en alta voz, dijo: “¿Qué tengo que ver contigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? Te pongo bajo juramento por Dios que no me atormentes”. Porque él le había estado diciendo: “Sal del hombre, espíritu inmundo”. Marcos 5: 1-8 TNMSE
Nadie discute que este espíritu inmundo tenía personalidad, pues se comunicaba haciendo uso del cuerpo del “geraseno” y además tenía voluntad. Lógicamente, al tener atributos de personalidad, entonces, el espíritu inmundo es persona, como lo son también los ángeles, de los que no se discute su personalidad. Y esta “persona espíritu” estaba metido dentro del endemoniado, por eso Jesús le mandó a salir de el.
Es en ese sentido que el Espíritu Santo como persona puede llenar a otra persona. Lo que califica a un ser como persona no es si tiene cuerpo físico, sino sus atributos personales, como repito, los ángeles. El folleto “Si, usted deberá creer en la Trinidad” comenta:
“Simplemente porque Satanás nunca se ha aparecido en la forma de un hombre, esto no implica en lo más mínimo que él no sea una persona. De la misma manera, simplemente porque el Espíritu Santo ha aparecido en otras formas, distintas a la de un hombre, esto no implica en lo más mínimo que Él no sea una persona, especialmente dado el hecho de que Él posee todos los atributos calificativos de individualidad personal”. www.4witness.org Cap. 6 “El Espíritu Santo” ver. PDF
De hecho, la Biblia dice claramente que Satanás: “entró en Judas, el que se llamaba Iscariote, que se contaba entre los doce… (Lucas 22: 3, Juan 13:27). ¿Cómo Satanás siendo persona pudo entrar o llenar a Judas?
Cuando arrancas un texto bíblico y lo aíslas, corres el riesgo de caer en el error del testigo Carlos. Y su error: tomar las palabras que deben interpretarse de manera metafórica de manera literal y las literales en forma metafórica como lo veremos más adelante.
Carlos- Vayamos un poco más adelante, al versículo 17, donde en la primera parte leemos: “Y en los últimos días -dice Dios- derramaré algo de mi espíritu sobre toda clase de carme”. ¿Podría Dios derramar una porción de un ser igual a él?
Juan- Pues no.
Comentario- Antes de contestar la pregunta que formuló el amigo Carlos, el incauto de Juan debió preguntarle a él cómo una persona (-alma- para ellos) puede derramarse (1 Samuel 1:15, Salmo 42:4), cómo puede derramar furia (Ezequiel 7:8). Estos son solo dos de muchísimos ejemplos en los que no hay otra forma de interpretarlos que no sea de forma metafórica.
Sin embargo, hay otros versos donde la palabra “derramar” se puede interpretar de forma literal, por ejemplo:
Levítico 17:13: En cuanto a cualquier hombre de los hijos de Israel o algún residente forastero que esté residiendo como forastero en medio de ustedes que al cazar prenda una bestia salvaje o un ave que pueda comerse, en tal caso tiene que derramar la sangre de esta y cubrirla con polvo. TNMSE
Mateo 9:17: Tampoco ponen vino nuevo en odres viejos; pero si acaso lo ponen, entonces los odres se revientan y el vino se derrama y los odres se echan a perder. Más bien, el vino nuevo se pone en odres nuevos, y ambas cosas se conservan”.
No hay que ser un erudito para darse cuenta de cuándo las palabras han de entenderse de forma literal y de forma metafórica o figurada. Hechos 2:17 es uno de los textos que se deben interpretar de manera metafórica o figurada.
Carlos- Juan el Bautista también habló sobre la acción de llenarse de espíritu santo, pero en otros términos. Busquemos Mateo 3:11. ¿Podría leer este versículo?
Juan- “Yo, por mi parte, los bautizo con agua a causa de su arrepentimiento; pero el que viene después de mí es más fuerte que yo, y no soy digno de quitarle las sandalias. Ese los bautizará con espíritu santo y con fuego“.
Carlos- Gracias. ¿Se dio cuenta de lo que dijo Juan el Bautista?¿Qué se haría con el espíritu santo?
Juan- Él dijo que habría un bautismo con espíritu santo.
Carlos- Exacto. Pero fíjese que también mencionó el bautismo con fuego. Está claro que el fuego no es una persona, ¿verdad? ¿Podríamos afirmar, entonces, que el espíritu santo es una persona?
Juan- Lo cierto es que no.
Comentario- Para poder interpretar este texto correctamente tenemos que conocer lo que implicaba el fuego en la literatura bíblica. El uso del fuego en la Biblia tiene su uso literal, por ejemplo Lucas 22:55. Pero el fuego también se usa en el sentido de purificar (Revelación 3:18), también denota prueba (1 Corintios 3:13), juicio (2 Tesalonicenses 1:8, Revelación 18:8), etc. Para ver un listado más completo, vea el diccionario de palabras griegas de Vine (NT) bajo la palabra griega “πυρ (pur) G4442”.
Como cuestión de hecho, Jesús explica las palabras de Juan el Bautista acerca del Espíritu Santo en Mateo 3:11 cuando dice:
“ Y cuando él venga,  convencerá al mundo de pecado,  de justicia y de juicio“. (Juan 16:8)
Es en ese contexto que el Espíritu Santo bautizará con fuego. Un TJ no discutirá con usted sobre qué le pasaría a una persona si fuese bautizada con fuego literalmente, ¿verdad?
Entonces, lo que Juan el Bautista decía es que el Espíritu Santo vendrá a hacer habitación en cada creyente y los purificará, probará y juzgará. De nuevo, el error del amigo Carlos es tomar el texto, arrancarlo del sentido, contexto, y el hilo de pensamiento que traía Juan el Bautista para tratar de probar un argumento sin fundamento al interpretar lo metafórico de forma literal.
Ahora nos aproximamos a la parte más interesante de la conversación pues se discutirá lo que es el Espíritu Santo desde el punto de vista de Jesús.
Carlos- Por otra parte, como ya vimos, el espíritu santo sería un ayudante. De hecho, en Juan 14:26, Jesús dijo: “Mas el ayudante, el espíritu santo, que el Padre enviará en mi nombre, ese les enseñará todas las cosas y les hará recordar todas las cosas que les he dicho“. Hay quienes emplean este versículo para defender la idea de que el espíritu santo es una persona que nos ayudará y enseñará.
Juan- Desde luego, eso es lo que siempre he creído.
Carlos- ¿Y no le parece que Jesús pudo haber usado lenguaje figurado? Por ejemplo, el Lucas 7:35, él mismo dijo: “De todos modos, la sabiduría queda probada justa por todos sus hijos”. ¿Diría usted que la sabiduría es una persona y que de verdad tiene hijos?
Juan- Claro que no. Es obvio que estaba hablando en sentido figurado.
Carlos- ¿Verdad que sí? Lo que Jesús quiso enseñar es que la sabiduría se demuestra con hechos. Y es que la Biblia a menudo utiliza la personificación, una figura retórica con la que damos vida a cosas inanimadas. Es más, todos usamos ese tipo de lenguaje. Imagínese, por ejemplo, que en una clara mañana alguien dijera: “Abre las cortinas y deja que entre el sol”. ¿Le sonaría extraño eso?
Juan- ¡Que va! Eso uno lo dice en sentido figurado.
Carlos- De modo que cuando Jesús dijo que el espíritu santo es un ayudante, o maestro, también pudo haberlo dicho en sentido figurado, ¿no cree?
Juan- Supongo que sí. Y eso concuerda con los textos bíblicos del bautismo con espíritu santo y de que este fue derramado. Pero, si no es una persona, ¿entonces qué es?
Comentario- Oye, Juanito, antes de que caigas en las garras del error Jesús te mostrará desde las Escrituras lo que es el Espíritu Santo. Pero antes, hay un detalle que merece ser mencionado. Noten que en secciones anteriores, el amigo Carlos no utilizó la hermenéutica para nada al interpretar los textos que utilizó, sin embargo, ¡ahora resulta que está usando el sentido figurado para tratar de probar sus argumentos!
Inclusive, ¡ahora comienza a hablar de figuras retóricas de la hermenéutica como la personificación y el sentido figurado! ¿Por qué lo hace ahora y no lo hizo  con los textos que utilizó anteriormente?
Con esto queda evidenciada la hermenéutica bíblica mediocre de la WT al utilizar dichas reglas para algunos textos, pero ¿y los demás? Bien, gracias.  Invito a Carlitos y a todo el que lee estas líneas a aplicar estos métodos a TODA la Biblia y no solo a los textos que nos convengan.
Ahora bien, el amigo Carlos comienza utilizando el texto de Juan 14:26 y argumenta que cuando Jesús dice que el Espíritu Santo enseña todas las cosas y que hará recordar, Él está utilizando la figura de personificación. Lo que nuestro amigo olvida es que Jesús, en el capítulo catorce comienza a hablar del Espíritu Santo once versículos antes, en  el versículo quince y especialmente el dieciséis donde dice:
“Si ustedes me aman, observarán mis mandamientos; y yo pediré al Padre, y él les dará otro  ayudante que esté con ustedes para siempre” TNMSE
Veamos el texto en griego:
και εγω ερωτησω τον πατερα και αλλον παρακλητον δωσει υμιν ινα μενη μεθ υμων εις τον
αιωνα (Juan 14:16, Textus Receptus) .

Las palabras griegas que Jesús utilizó para referirse al Espíritu Santo son “allo parakleton
(otro ayudante). Si nos concentramos en lo que significa la palabra allo (otro)
descubriremos algo muy interesante. La obra titulada “¡Si, usted debe creer en la Trinidad!!!”, cap. 6, página 2 (versión PDF) cita a Ron Rhodes quien dice:

“Ahora, hay dos palabras en el idioma griego para la palabra en inglés ‘otro’: La
primera (heteros) significa ‘otro de un tipo diferente.’ La otra palabra griega (allos)
significa ‘otro del mismo tipo.’ Es esta segunda palabra, allos, que es usada en Juan
14:16. Así que Jesús está diciendo que Él le pedirá al Padre que envíe otro Consolador
del mismo tipo que Él mismo, esto es, ¡personal!” Reasoning from the Scriptures with
Jehovah’s Witnesses, (Razonamiento a partir de las Escrituras con los testigos de
Jehová) 1993, p. 212

También, el Diccionario de Vine NT, bajo la palabra “jeteros” (Strong # 2087) dice de la
siguiente manera:

 “Alos, como se ha observado, expresa una diferencia numérica y denota otro de la misma
clase; jeteros expresa una diferencia cualitativa y denota otro de una clase diferente.”

Si Jesús hubiera querido decir que el Espíritu Santo es algo diferente a una persona
hubiera utilizado la palabra griega “jeteros”. Sobre esto, Vine comenta:

“Pablo dice: «Pero veo otra ley», jeteros, una ley diferente de la del espíritu de vida, no
alos, otra ley de la misma clase (Rom_7:23). Después de la muerte de José «se levantó
en Egipto otro rey», jeteros, uno de un carácter enteramente diferente (Act_7:18). Pablo
habla de «otro evangelio (jeteros). No que hay otro» (alos, otro como el que él
predicaba; Gl 1.6, 7, RV; RVR traduce ajustándose más a la intención del apóstol: «Un
evangelio diferente. No que haya otro»). Véase jeteros (no alos) en Mat_11:3, y
Act_27:1; en Luk_23:32 se utiliza jeteroi de los dos malhechores crucificados con Cristo.”

Lo típico con un TJ como Carlos, al toparse con evidencia como esta sería tratar de contra
argumentar con algo así:

Por otro lado, cuando, también con referencia al espíritu santo, se utiliza la palabra
griega pnéu·ma en el mismo contexto, Juan emplea un pronombre neutro, ya que
pnéu·maes neutro. Por consiguiente, el uso del pronombre personal en masculino con
pa·rá·kle·toses un ejemplo de conformidad a las reglas gramaticales, no de doctrina.
(Perspicacia)

Pero como todo interprete deficiente de la Biblia, la WT está muy equivocada en esto
también. Veamos Juan 14:26, que fue el primer texto que Carlos utilizó para tratar de
probar su punto:

“Mas el ayudante, el espíritu santo, que el Padre enviará en mi nombre, ese les enseñará
todas las cosas y les hará recordar todas las cosas que les he dicho.” TNMSE

La Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras (TNMSE) utiliza “que” para hacer
que el Espíritu Santo se vea como algo en lugar de alguien. Pero, ¿qué testifican los
manuscritos griegos? Veamos:

13256 δὲ03857 παράκλητοσ,14485 τὸ13275 πνεῦμα15712 τὸ13275 ἅγιον00483 πέμψει14984 13256 πατὴρ14831 ἐν06367 τῷ13284 ὀνόματί13689 μου,05462 ἐκεῖνοσ05845
ὑμᾶσ18256 διδάξει04431 πάντα14752 καὶ09614 ὑπομνήσει19837 ὑμᾶσ18256 πάντα14752 13915 εἶπον11639 ὑμῖν182          

En el griego hay tres pronombres que son el masculino  (jo),  el femenino η (je),  y el neutro τό (to). Note en el texto que Juan utiliza el pronombre personal masculino y no el neutro. Así que, en lugar de la traducción “que” debería decir “a quien”, como aparece en la Reina Valera y en la inmensa mayoría de nuestras traducciones.
También, en Juan 15:26, se utiliza nuevamente el pronombre personal masculino cuando Jesús dice:
“Cuando llegue el ayudante que yo enviaré a ustedes del Padre, el espíritu de la verdad, que procede del Padre, ese dará testimonio acerca de mí;” TNMSE
Aquí también la TNMSE traduce “que” en el texto, lo cual va en contra del testimonio de los manuscritos griegos donde dice “ον εγω πεμψω (jo ego pempo - a quien yo enviaré).

También, en este mismo verso, se aplica el pronombre personal masculino a "pneuma" en el griego donde Jesús  dice "...el Espíritu de verdad, que procede del Padre" (το πνευμα της αληθειας  παρα του πατρος). 
Por ultimo, el planteamiento de que “…el uso del pronombre personal en masculino con
pa·rá·kle·tos es un ejemplo de conformidad a las reglas gramaticales, no de doctrina”… es
evidentemente engañoso porque hay muchos lugares en el NT donde se le asigna
pronombres neutro a personas, por ejemplo (Marcos 5:39-41, Mateo 9:24, 25; Marcos
5:41, 42, Lucas 1:41, 44; 2:16; 18:15, Hebreos 1:14).

Un texto donde podremos ver fácilmente el uso del pronombre neutro con personas es
el muy conocido Mateo 28:19. Veamos el texto y el griego:

“Vayan, por lo tanto, y hagan discípulos de gente de todas las naciones, bautizándolos en
el nombre del Padre y del Hijo y del espíritu santo,” TNMSE


 πορευθεντες ουν μαθητευσατε παντα τα εθνη βαπτιζοντες αυτους εις το ονομα του πατρος
και του υιου και του αγιου πνευματος

No por esto deduciríamos entonces que el uso de pronombre neutro con personas
indique que en realidad no lo son, ¿verdad?

Pero así lo enseñó Jesús y así lo escribió Juan gústele a quien le guste y para el que no le
guste, también. Por lo tanto, todos los pasajes de la Biblia que hablan del Espíritu Santo
deben ser interpretados a la luz de lo que el Maestro dijo: que el Espíritu Santo es un ser
igual (allo) a Él, y que es un alguien (jo), no un algo (to).

Esto demuele por completo el andamiaje que la WT ha montado en contra de la
personalidad del Espíritu Santo, y si el ignorante de Juan hubiese investigado, conocido y
expuesto lo antes dicho, Carlitos hubiese salido corriendo al primer campanazo… para
nunca mas volver.

Lamentablemente, no hay nadie en la conversación en curso para auxiliar al pobre de
Juan. De hecho, a esta altura de la conversación ya Carlos lo tiene listo para el golpe final
al revelar lo que la WT cree sobre el Espíritu Santo.

Pero ya que aquí se ha demostrado de sobra lo que es el Espíritu Santo de la boca del
propio Jesús y por la mano del apóstol Juan, resumiré lo que queda de conversación de la
siguiente manera:

Carlos le muestra a Juan el texto de Hechos 1:8 y le indica que se compara al Espíritu
Santo con poder y que ese poder viene de Dios. Luego, salta a Génesis 1:2 y argumenta
que la palabra hebrea que se traduce “la fuerza activa de Dios” también se traduce como
“espíritu” (me pregunto por qué no hizo esto con el griego en los textos de Juan que
acabamos de analizar).

Por ultimo, Carlos salta a Lucas 11:13 donde dice que Dios le entregaría el Espíritu Santo
al que se lo pida y luego que Juan lo lee, el TJ le pregunta si podrían ser iguales los dos.
Sabrán que Juan contesta que no y que ya entiende que el Espíritu Santo no es una
persona.

La pregunta que yo le formularía a Carlos es, ¿dónde dicen estos textos que el Espíritu
Santo no es una persona, más aún cuando para Jesús está claro que sí lo es?

Por ultimo, el uso de Lucas 11:13 para tratar de probar que el Espíritu Santo no es igual a
Dios porque Él lo da a quienes se lo pidan es incorrecto porque el texto debe ser
interpretado en el sentido de la obediencia al Padre, no de su naturaleza, la cual
probamos, es igual a la de Jesús y por ende a la de Dios.  

La moraleja de la historia: amigos y hermanos que están leyendo estas líneas; salgan de la
lectura superficial de las Escrituras y de la ignorancia estilo Juan y prepárense
estudiándola a fondo para que cuando un sectario llegue a su puerta no pueda quitarle su
fe y engañarlo como le pasó al amiguito ignorante que le tocó ser víctima del TJ Carlos.

Ore mucho a Dios y no se conforme con leer un textito y ya. Profundice, para que su fe y
confianza en Cristo se fortalezca y verá que la Watch Tower y sus seguidores no son lo
que parecen porque en realidad esa organización no les está enseñando nada.

¿Quiere profundizar más sobre el tema del Espíritu Santo? Vaya al siguiente enlace:

_____________________________________

Nota: La conversación completa se encuentra en la edición de La Atalaya 1 de octubre de
2010, paginas 26-28.



No hay comentarios.:

Créditos

Todos los estudios de éste blog son de libre uso para todos siempre y cuando no se saque de contexto ni al autor ni los temas tocados y que se le dé crédito al autor y al origen de los mismos (verdadpalabra.blogspor.com/).