La WT dice...

«No constituye una forma de persecución religiosa el que una persona diga y muestre que otra religión es falsa [tampoco] el que una persona informada [la] exponga públicamente como falsa... Ciertamente el desenmascararla públicamente es de más valor que exponer la falsedad de un despacho noticioso; es un servicio público más bien que persecución religiosa y tiene que ver con la vida y felicidad eterna del público. No obstante, deja al público libre para escogerLa Atalaya, 15 de mayo de 1964, pág. 304.

"¿Están SUS enseñanzas en completa armonía con la Palabra de Dios, o están basadas en las tradiciones de los hombres? SI SOMOS AMANTES DE LA VERDAD, NO HAY NADA QUE TEMER DE TAL EXAMEN" (La vedad que lleva a la vida eterna - 1968, pagina 13.)

martes, 29 de octubre de 2013

La Trinidad Explicada parte 3: El Credo de Atanasio.



Nota importante
Para entender y disfrutar más plenamente este tema sugerimos leer las primeras dos partes en los siguientes enlaces:



_________________________________________________________________________

I. El Credo de Atanasio

Cada vez son más las personas, testigos de Jehová incluidos, que buscan suplir la necesidad de entender el funcionamiento de la doctrina trinitaria. Como habrán notado, hemos puesto mucho esfuerzo en explicarla de diferentes maneras para satisfacer tal demanda, y he aquí otra explicación, esta vez de la pluma de Atanasio.

También conocido como “Quicumque1 por las palabras que inician el credo en latín, el Credo Atanasiano, al igual que otros credos, fue compuesto para contrarrestar las herejías que proliferaban en aquellos tiempos y que aún hoy estamos combatiendo.


En este caso la herejía provenía de los llamados arrianos (calificativo que proviene del fundador Arrio) que creían que Jesús no poseía la naturaleza del Padre, sino que era una criatura inferior. Nada nuevo bajo el sol del anti trinitarismo, que ha atacado a la Trinidad desde los mismos comienzos del cristianismo. Atanasio fue el principal oponente del arrianismo.

Cabe destacar que el concepto de la Trinidad no comenzó con Atanasio en el siglo cuarto, sino que ya era enseñada desde comienzos del segundo siglo (basándose en la Biblia, naturalmente)2. Es decir, las corrientes herejes ya estaban tratando de introducir sus garras anti-trinitarias desde mucho antes  en la teología ortodoxa. Es así como el Credo Atanasiano muestra la doctrina de la Trinidad en su etapa ya adulta en el siglo cuarto después de tres siglos de debate, desarrollo y formación de dicha doctrina.

A continuación, presentamos el credo de Atanasio, que contiene la explicación más completa y clara de la doctrina trinitaria, junto con comentarios en aquellos puntos clave de esta confesión. También incluimos analogías e ilustraciones que nos harán entender cómo Dios, en su inmensa sabiduría, nos da ejemplos claros de “pluralidades unificadas” o “unidades compuestas” con su propia creación.


*********************************

Todo el que quiera salvarse, ante todo es menester que mantenga la fe católica; el que no la guarde integra e inviolada, sin duda perecerá para siempre.

Ahora bien, la fe católica es que veneremos a un solo Dios en la Trinidad, y a la Trinidad en la unidad; sin confundir las personas ni separar las sustancias. Porque una es la persona del Padre y el Hijo y otra (también) la del Espíritu Santo; pero el Padre y el Hijo y el
Espíritu Santo tienen una sola divinidad, gloria igual y coeterna majestad.


Esta introducción resume en gran manera lo que dice el resto del Credo. Definamos entonces los términos clave de esta parte.

Por definición, la Trinidad es la doctrina que enseña que YHVH Dios existe en tres personas diferentes; Padre, Hijo y el Espíritu Santo. La palabra se compone de “Tri”, es decir, las tres personas, mientras que “nidad” (de unidad) se refiere a la unidad de las personas en el UNICO Dios verdadero. Todo esto se hará más claro a medida que progresa este estudio.

También, noten que se utilizan los términos “personas” y “sustancia”. Cuando hablamos de personas no estamos diciendo que se trata de tres personas literales y materiales, sino de la identidad individual y característica de cada una de ellas y la interacción que tienen entre sí. Todos sabemos que el Padre y el Espíritu Santo no son seres corpóreos, sino espíritus pero aún tienen atributos personales. De ahí que se les llama personas.

Cuando se habla de sustancia, se refiere a lo que compone o produce la unidad de las personas o elementos. Según la DRAE3, es el “Ser, esencia o naturaleza de algo“. Entonces, los términos sustancia, esencia y naturaleza son sinónimos y por eso utilizamos
estos tres términos de forma intercambiable. Podemos verlo en la siguiente ilustración:



Vemos entonces que las tres Personas Divinas comparten la misma sustancia/esencia/ naturaleza. Este modelo se hace más interesante y adquiere más sentido cuando analizamos la creación, pues en ella Dios nos da incontables ejemplos. Un buen ejemplo es el espacio. Cuando hablamos de “espacio”, hablamos de lo que representa la sustancia, pero cuando hablamos de la altura, la anchura y la profundidad hablamos de las diferentes dimensiones de medida que componen el espacio.


El apóstol Pablo, hablando de nuestro ser dijo: “Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo“. (1 Tesalonicenses 5:23)

En el texto, Pablo dice que todo nuestro ser (sustancia) es alma, cuerpo y espíritu (componentes; también conocido como tricotomía4), como lo ilustramos a continuación.


En cuanto al agua, algunas personas utilizan el argumento del “sólido, líquido y gas (vapor), pero esta conjetura carece de profundidad y no explica ni ejemplifica  en esencia lo que es una tri-unidad ya que estos no son compuestos sino estados del líquido cuando se expone a ciertas condiciones (hervir, refrigerar, etc.). Pero si damos un vistazo a la composición misma del preciado líquido veremos otro buen ejemplo de lo que Atanasio llamó “trinidad en unidad”:


Ya que el Padre y el Espíritu Santo son espíritus y Cristo, el que está a la diestra de Dios, es hombre espiritual (1 Timoteo 2:5), así mismo el agua tiene dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno, lo cual constituye uno de los mejores ejemplos explicativos. Como dato interesante, aunque los átomos que componen el agua están unidos existe una separación entre ellos, es decir, son tres átomos separados pero aun así solo vemos una cosa: agua.
(Valla al enlace que se encuentra en las notas al final del estudio)

Tampoco olvidemos que Atanasio enfatiza el hecho de no separar las sustancias pero tampoco confundir las personas. En los ejemplos anteriores hemos visto cómo tres elementos se hacen una unidad, pero aun cuando Dios, el espacio, nuestro ser, y el agua son una sola cosa respectivamente, ¡los tres elementos están ahí! Es decir, los tres elementos no desaparecen para convertirse en la sustancia, sino que la sustancia existe en la unidad plural de los elementos.

¿Cómo se prueba esto con la Biblia? Simple. En la Biblia (escrita mucho antes que “Quicumque”) hay incontables ejemplos de lo que es una “unidad compuesta” y las podemos ilustrar de la misma manera que se hizo con los ejemplos arriba expuestos.

Génesis 1:5

“Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día“.


Mientras la tarde y la mañana son dos períodos diferentes del día, cada uno con sus características diferentes y particulares, aun así son el mismo día.

Génesis 2:24

“Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.”


Génesis 11:6

“Y dijo Jehová: He aquí el pueblo es uno, y todos éstos tienen un solo lenguaje; y han comenzado la obra, y nada les hará desistir ahora de lo que han pensado hacer“.



En el capítulo cuarenta y uno de Génesis, que forma parte de la historia de José el soñador, se registran los dos sueños que tuvo el Faraón. El contexto indica que Faraón tuvo dos sueños diferentes y separados. Después de relatárselos a José, ésta fue la interpretación:

“Las siete vacas hermosas siete años son; y las espigas hermosas son siete años: el sueño es uno mismo“.


Como en todos los ejemplos, el sueño representa la sustancia mientras que las vacas y las espigas son los dos diferentes sueños. 

En el Nuevo Testamento también hay muchos ejemplos que se pueden dar pero hay uno que es más adecuado para el tema en cuestión; el endemoniado gesareno o gadareno. Cuando Jesús se encuentra con él: “… le preguntó: ¿Cómo te llamas?  Y respondió diciendo: Legión me llamo; porque somos muchos. ” (Marcos 5:9)

Tenemos entonces que Jesús le habla a esta “legión” en singular, respondiendo ésta también en singular para luego revelar su pluralidad. Jesús sabía esto perfectamente….
¿Puede usted construir un diagrama utilizando el ejemplo de la legión?

Atanasio continúa:

Cual el Padre, tal el Hijo, increado (también) el Espíritu Santo; increado el Padre, increado el Hijo, increado (también) el Espíritu Santo; inmenso el Padre, inmenso el Hijo, inmenso (también) el Espíritu Santo; eterno el Padre, eterno el Hijo, eterno (también) el Espíritu Santo. Y, sin embargo, no son tres eternos, sino un solo eterno, como no son tres increados ni tres inmensos, sino un solo increado y un solo inmenso.

Igualmente, omnipotente el Padre, omnipotente el Hijo, omnipotente (también) el Espíritu Santo; y, sin embargo no son tres omnipotentes, sino un solo omnipotente. Así Dios es el Padre, Dios es el Hijo, Dios es (también) el Espíritu Santo; y, sin embargo, no son tres dioses, sino un solo Dios; Así, Señor es el Padre, Señor es el Hijo, Señor (también) el Espíritu Santo; y sin embargo, no son tres Señores, sino un solo Señor; porque así como por la cristiana verdad somos compelidos a confesar como Dios y Señor a cada persona en particular; así la religión católica nos prohíbe decir tres dioses y señores.

En esta parte del Credo Atanasio se presta a contrarrestar las pretensiones del arrianismo, que enseñaba que el hijo, al ser “creado” no poseía la eternidad, ni la omnipotencia del Padre. Lo que este confesor nos dice es que al Dios ser omnipotente y eterno, entonces, las tres personas son omnipotentes y eternas.

La particularidad que tienen los elementos que forman una unidad es que en esencia todos tienen que ser iguales, pues de lo contrario la unidad no se puede dar. El agua se compone de tres átomos, no de dos átomos y un grano de arena. Un matrimonio se compone de dos seres humanos, no de un ser humano y una piedra. Los elementos tienen que ser iguales (misma especie) pues de lo contrario no surgirá la sustancia que se espera. En la sección anterior se explicó como esto funciona.

Luego, Atanasio subraya el hecho de que al adorar al Dios en tres personas no estamos adorando tres dioses. El trinitarismo no es tri-teísmo ni politeísmo. Se adora UN SOLO DIOS compuesto por tres personas. El trinitarismo tampoco es unitarismo; la creencia de que el Padre, Hijo y Espíritu Santo son la misma persona:



Lo que la gráfica nos dice es que mientras las tres personas divinas son Jehová, el Padre no es el Hijo (ni viceversa) y ninguno de los dos son el Espíritu Santo. El unitarismo surgió del monarquismo modalista sabelianista del segundo siglo que enseñaba que Dios era un ser unipersonal y no aceptaba la pluralidad dentro del ser de Dios. Incluso, algunos herejes de aquellos tiempos acusaron a los cristianos de ser triteístas.

Lamentablemente a los testigos de Jehová les han hecho creer que los trinitarios creemos en un Dios unitario cuando eso es totalmente falso. Nuestro modelo trinitario está bien fundamentado en Las Escrituras. Si creyéramos en un dios unipersonal entonces la palabra trinidad no tuviera sentido ni significado. Jesús le oró al Padre porque son dos personas diferentes pero de la misma sustancia. Asimismo, Jesús estuvo en la tierra y el Padre en el cielo porque son dos seres distintos de la misma sustancia. Esto es lo que plantea realmente la Trinidad.

Interesante el hecho de que hay otros testigos de Jehová que creen que los cristianos seguimos tres dioses. Esto dice mucho de la supuesta unidad que dicen tener.

Atanasio sigue:

El Padre por nadie fue hecho ni creado ni engendrado. El Hijo fue por solo el Padre, no hecho ni creado, sino engendrado. El Espíritu Santo, del Padre y del Hijo, no fue hecho ni creado, sino que procede. Hay, consiguientemente, un solo Padre, no tres Padres; un solo Hijo, no tres hijos; un solo Espíritu Santo, no tres espíritus santos; y en esta Trinidad, nada es antes ni después, nada mayor o menor, sino que las tres personas son entre sí coeternas y coiguales, de suerte que, como antes se ha dicho, en todo hay que venerar lo mismo la unidad de la Trinidad que la Trinidad en la unidad.

El que quiera, pues, salvarse, así ha sentir de la Trinidad. Pero es necesario para la eterna salvación creer también fielmente en la encarnación de nuestro Señor Jesucristo. Es, pues, la fe recta que creemos y confesamos que nuestro Señor Jesucristo, hijo de Dios, es Dios y hombre. Es Dios engendrado de la sustancia del Padre antes de los siglos, y es hombre nacido de la madre en el siglo: perfecto Dios, perfecto hombre, subsistente de alma racional y de carne humana; igual al Padre según la divinidad, menor que el Padre según la humanidad. Más aún cuando sea Dios y hombre, no son dos, sino un solo Cristo, y uno solo no por la conversión de la divinidad en la carne, sino por la asunción de la humanidad en Dios; uno absolutamente, no por confusión de la sustancia, sino por la unidad de la persona.

Aquí Atanasio enfatiza seis cosas importantes:

1. Que el Hijo Jesús no fue creado aunque su humanidad fuese engendrada. Esto es lo que en palabras más sencillas llamamos encarnación (Juan 1:14).

2. Que el Espíritu Santo tampoco fue creado sino que proviene del Padre (Juan 15:26).

3. Que en la Trinidad ninguno es mayor o menor que el otro sino que son coiguales en todo el sentido de la palabra. Recuerden que la sustancia no existe si los elementos no son iguales. Cuando Dios creó el agua no creó dos átomos un día y el tercero después, sino que los tres existían desde el principio.

4. Que veneremos lo mismo a la unidad de la Trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo) que a la Trinidad en la unidad (Jehová). Como sea estamos adorando a UN SOLO DIOS.

5. Cuando Atanasio dice figuradamente que Jesús es engendrado de la sustancia del Padre ANTES del siglo, lo que dice es sencillamente que, al igual que el Padre, el Hijo no tiene principio, mientras que su humanidad tuvo principio al nacer de mujer.

6. Jesús es “igual al padre según la divinidad, menor que el Padre según la humanidad”, es decir, cuando asumió forma humana no se hizo inferior al padre en sustancia sino en humanidad pues un ser humano y temporal no se iguala al Padre eterno de los cielos.

Así, Atanasio concluye:

Porque a la manera que el alma racional y la carne es un solo hombre; así Dios y el hombre son un solo Cristo. El cual padeció por nuestra salvación, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos, está sentado a la diestra de Dios Padre omnipotente, desde allí ha de ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos, y a su venida todos los hombres han de resucitar con sus cuerpos y dar cuenta de sus propios actos, y los que obraron bien, irán a la vida eterna; y los que mal, al fuego eterno.
Esta es la fe católica y el que no la creyere fiel y firmemente no podrá salvarse. 

*********************************

A continuación examinaremos evidencia bíblica-exegética que apunta a que ya en el Antiguo Testamento había certeza sobre la unidad plural de Dios.

II. Análisis Bíblico

La palabra Trinidad no aparece en la Biblia. Eso lo sabemos todos. Existen otras palabras que no aparecen en el Texto Sagrado y las utilizamos igual porque los conceptos están definidos en sus páginas. Un ejemplo de esto es la omnipresencia de Dios. En la Biblia no aparece la palabra omnipresente pero las escrituras dan testimonio de que es un hecho el que Dios puede estar en todo lugar al mismo tiempo, que puede escuchar las oraciones de todos al mismo tiempo y que puede intervenir en situaciones que estén ocurriendo en todo lugar al mismo tiempo.

Otra que no existe en el Texto es la palabra “Biblia”. Aun así no existe controversia con esta palabra cuando todos la utilizamos. Así que, porque una palabra no aparezca en la Biblia no descalifica una creencia de ser verdadera. Solo basta con que se pueda probar con la Escritura. Esto es precisamente lo que haremos a continuación.

Anteriormente utilizamos varios textos donde se describen unidades compuestas: Génesis 1:5, Génesis 2:24, Génesis 11:6, Génesis 41, etc. En las escrituras hebreas del A.T. la palabra que se utiliza para identificar estos compuestos es “echad”. En su folleto, Darlington5 nos explica que la palabra uno [un, una, unos, etc.] puede referirse a la pluralidad en la unidad. Note como echod es empleada en los siguientes pasajes:

GÉNESIS 2:24: “…y serán una sola carne.”

GÉNESIS 29:20: “…sirvió…siete años; y le parecieron como pocos días….”

1 CRÓNICAS 12:38: “…todos los demás de Israel estaban de un mismo ánimo.…

Ante lo que se ha demostrado anteriormente los antitrinitarios buscan un argumento desesperado para contradecir el que la palabra echad denote una pluralidad unificada. Ellos arguyen que hay textos donde se utiliza la palabra echad en referencia a personas solas o de forma excluyente. Ejemplos:

Deuteronomio 32:30: ‘‘¿Cómo podría perseguir uno a mil, y dos hacer huir a diez mil, si su Roca no los hubiera vendido y Jehová no los hubiera entregado?''

Eclesiastés 4:8, 9: ''Un hombre está solo, sin sucesor, sin hijo ni hermano. Nunca cesa de trabajar, sus ojos no se sacian de riquezas, ni se pregunta: «¿Para quién trabajo yo y privo a mi vida de todo bienestar?» También esto es vanidad y duro trabajo. Mejor son dos que uno, pues reciben mejor paga por su trabajo.''

Cantar de los Cantares 6:9: ''Mas única y perfecta es la paloma mía, la única de su madre, la escogida de quien la dio a luz. Las jóvenes la vieron y la llamaron «bienaventurada»; la alabaron las reinas y las concubinas.''

Sin embargo, como notan en las palabras ennegrecidas de Deuteronomio 32:30 y Eclesiastés 4:8, 9 la palabra echad (uno) para nada es utilizada de manera excluyente sino en comparación con otros. En Cantar de Cantares notamos que la palabra echad se utiliza en el sentido de elección. Es decir, que si la paloma fue escogida es porque existían otras candidatas como lo refleja la lectura del versículo completo. 

Por otro lado, en las escrituras hebreas también se utiliza otro termino (yakjíd), que denota unidad pero en el sentido estrecho, es decir, un elemento solo. Vine6 nos define la palabra y nos da ejemplos de la Biblia:

yajéd (דיחִיָ H3173) ser; único; solitario. El vocablo aparece 12 veces como un nombre o un adjetivo. Yajéd tiene cognados en ugarítico, arameo y siríaco. El término puede significar «mi ser, mi alma»: «Libra mi alma [nepesh] de la espada; libra mi única vida [yajéd] de las garras de los perros» (Psa_22:20 RVA; cf. Psa_35:17). A veces el término quiere decir único: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas (Gen_22:2  primer caso en la Biblia). En dos pasajes este vocablo quiere decir solo o solitario: Mírame y ten misericordia de mí, porque estoy solitario y afligido (Psa_25:16 RVA; cf. Psa_68:6).”

Strong7 define yakjíd así:

H3173 יָחִיד yakjíd; de 3161; prop. unido, i.e. solo; por impl. amado; también solitario; (fem.) la vida (como que no se reemplaza):-desamparado, solo, (hijo, -a) único, -a, unigénito, vida.”

Como vimos, Moisés el autor de los primeros cinco libros de la Biblia, utilizaba echad refiriéndose a unidades compuestas y yakjíd para referirse a unidades solas. Cuando se escribió el “Shemá” en Deuteronomio 6, la palabra que se traduce como uno o un en el verso cuatro es echad en vez de yakjíd.

Si Jehová es un solo ser, ¿por qué Moisés no utilizó la más apropiada yakjíd? Sencillo. Moisés transmite la gran verdad de que Jehová es el UNO y UNICO DIOS VERDADERO, pero al utilizar la palabra hebrea echad nos dice que este único Dios es un ser compuesto como se ha mostrado en ejemplos anteriores y como Atanasio nos dice en su Credo. Aquí “error” no es un argumento para probar lo contrario si es que pretendemos creer que la Biblia es la palabra inspirada por Dios.

Es curioso leer a muchos teólogos antitrinitarios (testigos de Jehová, unitarios, etc.) comentando el texto de Deuteronomio 6:4 y que pasan por alto discutir la palabra “echad”. Simplemente basan su interpretación en la traducción castellana “uno” para tratar de probar el monoteísmo que la Trinidad no niega ni contradice.

Les presento el que consideramos mejor ejemplo en la Biblia donde se utilizan tanto “echad” como “yakjíd” en el mismo versículo. Vean cómo yakjíd se refiere a un ser solitario mientras que echad se utiliza para identificar un elemento de entre una pluralidad de los mismos elementos:

“Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único [yakjíd], Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno [echad] de los montes que yo te diré.” Génesis 22:2.

Como dato interesante, la palabra echad se utiliza de la misma manera en más de quinientas ocasiones a través del A.T.

También la Biblia nos muestra el desarrollo doctrinal de la Trinidad a medida que leemos a lo largo de ella. Veamos algunos textos del A.T:

Génesis 1:26: “Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.”

Génesis 1:27: “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.”
Si analizamos este texto desde el punto de vista lingüístico podríamos decir que el autor de estos pasajes cometió varios errores. Vean cómo se describe a Dios en singular (dijo) para luego citarlo en plural (hagamos, nuestra), y finalizar describiéndolo una vez más en singular (creó, su). Pero si lo vemos desde el punto de vista trinitario el error desaparece porque el verso se escribió tanto en el sentido de la unidad como en el sentido de la pluralidad de Dios:


Génesis 11:6: Y dijo Jehová: He aquí el pueblo es uno, y todos éstos tienen un solo lenguaje; y han comenzado la obra, y nada les hará desistir ahora de lo que han pensado hacer.

11:7: Ahora, pues, descendamos, y confundamos allí su lengua, para que ninguno entienda el habla de su compañero.
11:8: Así los esparció Jehová desde allí sobre la faz de toda la tierra, y dejaron de edificar la ciudad.

2Samuel 23:2: “El Espíritu de Jehová ha hablado por mí, Y su palabra ha estado en mi lengua.”
23:3: El Dios de Israel ha dicho, Me habló la Roca de Israel: Habrá un justo que gobierne entre los hombres, Que gobierne en el temor de Dios.”

 En este pasaje se menciona al Espíritu de Jehová, al Dios de Israel y a la Roca de Israel. El
apóstol Pablo dice a los Corintios que “…la roca era Cristo” (1 Cor 10:4).

Otro pasaje que no se podría explicar sino por el lente trinitario:

Zacarías 2:8  Porque así ha dicho Jehová de los ejércitos: Tras la gloria me enviará él a las naciones que os despojaron; porque el que os toca, toca a la niña de su ojo.
2:9  Porque he aquí yo alzo mi mano sobre ellos, y serán despojo a sus siervos, y sabréis que Jehová de los ejércitos me envió.
2:10 Canta y alégrate, hija de Sion; porque he aquí vengo, y moraré en medio de ti,  ha dicho Jehová.
2:11 Y se unirán muchas naciones a Jehová en aquel día, y me serán por pueblo,  y moraré en medio de ti; y entonces conocerás que Jehová de los ejércitos me ha enviado a ti. “

Como notan, el texto dice que ¿¡Jehová envió a Jehová!? ¿O es que hay dos Jehová? ¿Quién es el que vino y habitó entre nosotros? ¡Fue Jesucristo! Sin embargo el pasaje dice que Jehová enviará a Jehová para que more en medio de su pueblo.

Isaías 48:16: Acercaos a mí, oíd esto: desde el principio no hablé en secreto; desde que eso se hizo, allí estaba yo; y ahora me envió Jehová el Señor, y su Espíritu.

El desarrollo del pensamiento trinitario continúa a través del N.T:

Mateo 3:16: Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él.
3:17: Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.

Mateo 28:19: Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;

Juan 14:16: Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre:

Romanos 8:9 Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.

Romanos 15:16 para ser ministro de Jesucristo a los gentiles, ministrando el evangelio de Dios, para que los gentiles le sean ofrenda agradable, santificada por el Espíritu Santo.

1Corintios 12:3: Por tanto, os hago saber que nadie que hable por el Espíritu de Dios llama anatema a Jesús; y nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo.
12:4  Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo.
12:5  Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo.
12:6  Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo.

2Corintios 13:14 La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros.  Amén.

Hebreos 9:14 ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?

Efesios 2:18 porque por medio de él los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre. (Véase también 3:14-19, 4:4-6).

Hebreos 10:12 pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios,
10:13 de ahí en adelante esperando hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies;
10:14 porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados.
10:15 Y nos atestigua lo mismo el Espíritu Santo; porque después de haber
dicho: […]

Hebreos 10:29 ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia?

1Pedro 1:2 elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu,  para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas.

1Juan 4:2 En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios;

1 Juan 4:13 En esto conocemos que permanecemos en él, y él en nosotros, en que nos ha dado de su Espíritu.
4:14 Y nosotros hemos visto y testificamos que el Padre ha enviado al Hijo, el Salvador del mundo.

Apocalipsis 22:16 Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente de la mañana.
22:17 Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed,  venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente.
22:18  Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro.

Estos han sido ejemplos de cómo la certeza trinitaria crece en la mente de los escritores bíblicos inspirados por el Espíritu Santo, y que se nos hace más evidente a medida que leemos más las Escrituras en las cuales vemos a las tres personas de la Santa Trinidad relacionadas en el mismo contexto en cada pasaje. Este es un hecho innegable.

Todo está en definir donde está nuestra lealtad; en la “organización” a la que pertenezco o en la Biblia que es la Palabra de Dios Viva y Eficaz. Si consideramos a la Biblia como lo que es entonces tenemos que decidir en pos de ella y hacer los ajustes para andar conforme a ella. De otra manera estaríamos creyendo a “otro evangelio” y estaríamos poniendo nuestra confianza en otro que no es Dios.

Esta ha sido La Trinidad Explicada parte 3. Entre al siguiente enlace para ver la parte 4.

LA TRINIDAD EXPLICADA 4

________________________________________________

Notas:

1. Para más información vea: http://es.wikipedia.org/wiki/Quicumque
2. Para más detalles sobre el particular, valla al tema: La Trinidad en el segundo siglo.
3. Diccionario de la Real Academia Española.
4. “Método de clasificación en que las divisiones y subdivisiones tienen tres partes”. Véase: http://buscon.rae.es/drae/srv/search?val=tricotom%EDa
5. Christine R. (Harvey) Darlington: ¡Si, usted deberá creer en la Trinidad!, capitulo 4: La Trinidad el la Biblia.
6. Diccionario Expositivo de Palabras del Antiguo y Nuevo Testamento de W.E. Vine.
7. Nueva Concordancia de Strong Exhaustiva. Es un diccionario de las palabras hebreas y griegas de la Biblia.


Sobre la composición del agua vea la siguiente página web: http://biologia.laguia2000.com/bioquimica/composicion-quimica-del-agua







No hay comentarios.:

Créditos

Todos los estudios de éste blog son de libre uso para todos siempre y cuando no se saque de contexto ni al autor ni los temas tocados y que se le dé crédito al autor y al origen de los mismos (verdadpalabra.blogspor.com/).