La WT dice...

«No constituye una forma de persecución religiosa el que una persona diga y muestre que otra religión es falsa [tampoco] el que una persona informada [la] exponga públicamente como falsa... Ciertamente el desenmascararla públicamente es de más valor que exponer la falsedad de un despacho noticioso; es un servicio público más bien que persecución religiosa y tiene que ver con la vida y felicidad eterna del público. No obstante, deja al público libre para escogerLa Atalaya, 15 de mayo de 1964, pág. 304.

"¿Están SUS enseñanzas en completa armonía con la Palabra de Dios, o están basadas en las tradiciones de los hombres? SI SOMOS AMANTES DE LA VERDAD, NO HAY NADA QUE TEMER DE TAL EXAMEN" (La vedad que lleva a la vida eterna - 1968, pagina 13.)

sábado, 3 de mayo de 2014

El Espíritu, ¡El Santo! Parte 2


Más argumentos errados contestados.

Sugerencia: Antes, puede leer:


__________________________________________

Los que recalcitrantemente insisten en que el Espíritu Santo no es una persona se han visto en la necesidad de buscar otros argumentos ya que las principales objeciones les han sido refutadas. Aquí enumeraremos los mencionados argumentos con sus contestaciones.

Pero antes veamos un extracto de lo que el Diccionario de Palabras Griegas del Nuevo Testamento de W.E. Vine nos dice acerca de la identidad del Espíritu Santo:

El Espíritu Santo recibe varios títulos en el NT. En la siguiente lista la omisión del artículo determinado señala su omisión en el original (con respecto a esto, véase más adelante):

«Espíritu (Mat_22:43);
Eterno Espíritu (Heb_9:14);
el Espíritu (Mat_28:19);
el Espíritu, el Santo (Mat_12:32);
el Espíritu de promesa, el Santo (Eph_1:13);
Espíritu de Dios (Rom_8:9);
Espíritu del Dios viviente (2Co_3:3);
el Espíritu de Dios (1Co_2:11);
el Espíritu de nuestro Dios (1Co_6:11);
el Espíritu de Dios, el Santo (Eph_4:30);
el Espíritu de gloria y de Dios (1Pe_4:14);
el Espíritu de aquel que resucitó a Jesús de los muertos; esto es, Dios (Rom_8:11);
el Espíritu de vuestro Padre (Mat_10:20);
Espíritu de su Hijo (Gl 4.6);
Espíritu del Señor (Act_8:39);
el Espíritu del Señor (Act_5:9);
Señor, el Espíritu (2Co_3:18);
el Espíritu de Jesús (Act_16:7);
Espíritu de Cristo (Rom_8:9);
el Espíritu de Jesucristo (Phi_1:19);
Espíritu de adopción (Rom_8:15);
el Espíritu de verdad (Joh_14:17);
el Espíritu de vida (Rom_8:2);
el Espíritu de gracia (Heb_10:29)» (de Notes on Galatians, por Hogg y Vine, p. 193).

El uso o ausencia del artículo en el original donde se menciona al Espíritu Santo no siempre se puede decidir por reglas gramaticales, ni puede la presencia o ausencia del artículo por sí solo determinar si la referencia es al Espíritu Santo. Ejemplos en los que se significa la persona cuando no aparece el artículo son Mat_22:43 (el artículo se usa en Mc 12.36); Act_4:25 (ausente en algunos textos); 19.2,6; Rom_14:17; 1Co_2:4; Gl 5.25, dos veces; 1Pe_1:2:

En ocasiones se debe explicar la ausencia por el hecho de que Pneuma, al igual que Theos, es sustancialmente un nombre propio (p.ej., en Joh_7:39). Como regla general el artículo está presente cuando el tema de la enseñanza es la personalidad del Espíritu Santo (p.ej., Joh_14:26), donde se lo menciona en distinción al Padre y al Hijo.1

Este pequeño extracto de la definición que nos da Vine refuta dos de los argumentos principales que se discuten en la primera parte de esta serie. El primero era que al Espíritu Santo no se le distingue de otros espíritus. Pero como vemos, Jesús y el resto del NT le distinguen de otros espíritus a través de algunos de los títulos que se mencionan arriba.

El segundo se refería a la supuesta regla gramatical que Jw. org inventó que dice que ya que a la palabra griega pneuma no se le asigna pronombre personal entonces no se puede tratar de una persona. La falsedad de este argumento también se hace evidente con la cita expuesta arriba y por el hecho de que la tal regla gramatical en el griego no existe. 2

Ahora bien, los siguientes son otros argumentos que he leído a través de algunas páginas de la red (web) con una explicación de por qué son erróneos.

Argumento I. Las Sagradas Escrituras nos dicen el nombre personal del Padre... YHWH, se pronuncia Yahwéh ese es su nombre. Definitivamente tiene un nombre que es por sobre todo y todos. Nos informan que el Hijo es el ungido Yahoshúa. Pero en ningún lugar de las Escrituras se aplica un nombre personal al Espíritu Excelso y Todopoderoso del Padre Eterno.
 
Salmo 83:18 (19) para que sepan que sólo tú tienes el nombre de Padre Excelso, ¡Altísimo sobre toda la tierra!

Salmo 83:19 y reconozcan que tu nombre es Yo soy el que Soy y que sólo eres el Altísimo sobre toda la tierra.
 
 Hechos 7:55, 56 informa que a Esteban se le dio una visión del cielo en la que vio “a Yahshoúa el Mesías de pie a la diestra del Padre Justo”. Pero no se menciona que viera al espíritu del Padre Justo. (Véanse también  Revelación 22:1, 3.)”

Respuesta:

Tenemos que recordar que Jesús mismo en varias ocasiones habla del Espíritu Santo como persona o un ser personal. El problema es que con una lectura superficial y demasiado simplista de las Sagradas Escrituras no vamos a ver esos detalles.

Veamos algunos versículos que ya discutimos en otras partes de este sitio pero que se necesitan volver a mencionar:

1. En Juan 14:16, cuando Jesús menciona a este otro Ayudante, en el texto griego aparecen las palabras “allo parakletos”. La clave aquí está en la palabra allo, que significa “otro de la misma clase o especie”, es decir, personal. Si Juan hubiese querido dar a entender que el Espíritu era algo diferente a una persona hubiese utilizado otra palabra griega que muchas veces también se traduce como otro –jeteros-, que se define como “otro de una clase o especie diferente”.

2. En Juan 14:26 y 15:26 se utiliza el pronombre personal masculino ó (jó) aplicado directamente a “pneuma”, contrario a lo que JW.org quiere vender.3

Repetimos esto porque nos da ocasión para decir que porque no tengamos el nombre de alguien a la mano, esto no significa que ese alguien no sea una persona. Cuántas personas vemos todos los días en la calle, el trabajo, y en muchos otros lugares y sin embargo no sabremos el nombre de muchos de ellos. Esto no quita que sean personas. ¿O sí?......

Ninguno de los patriarcas del AT conocieron el nombre propio de Dios hasta Moisés (Éxodo 3:13-15). Si conocer su nombre era tan importante, ¿por qué YHVH no lo reveló desde el principio?

Además, ¿cuántos principados, potestades, gobernadores de las tinieblas, huestes y demonios hay (Efesios 6:12)?
¿Sabemos el nombre de TODOS?
¿Cuántos ángeles, arcángeles, querubines y serafines hay?
¿Sabemos el nombre de TODOS?
No por esto quitamos que lo sean, ¿verdad? 

Gracias a Dios que el Nuevo Testamento sí menciona muchos de sus títulos, algunos de los cuales se utilizan como el nombre propio del Espíritu.

Argumento II. En el libro de Apocalipsis se menciona al Padre y al Hijo pero nunca al Espíritu Santo. Un ejemplo sería Apocalipsis 7:10: "Y clamaban a alta voz, diciendo: La salvación a nuestro Dios que está sentado sobre el trono, y al Cordero. (Reina - Valera 1865)”.

Respuesta:

Este argumento es tan descabellado como puede ser. Lo tengo que decir de ese modo porque, para empezar, los últimos versos de la profecía de Apocalipsis dicen:

Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven.  Y el que oye,  diga: Ven.  Y el que tiene sed,  venga;  y el que quiera,  tome del agua de la vida gratuitamente. “ (22:17)

Cabe recordar que esta declaración forma parte de la VISIÓN que tuvo Juan en la isla de Patmos, que de hecho, fueron dadas por el propio Espíritu en profecía (Apoc. 1:3 compare con 1 Corintios 12:7-10). No olvidemos que mientras en las visiones se ve al Padre y al Hijo, es el Espíritu el que acciona y muestra.

Apo_1:10  Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor,  y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta,
Apo_2:7  El que tiene oído,  oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.  Al que venciere,  le daré a comer del árbol de la vida,  el cual está en medio del paraíso de Dios.
Apo_2:11  El que tiene oído,  oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.  El que venciere,  no sufrirá daño de la segunda muerte.
Apo_2:17  El que tiene oído,  oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.  Al que venciere,  daré a comer del maná escondido,  y le daré una piedrecita blanca,  y en la piedrecita escrito un nombre nuevo,  el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe.
Apo_2:29  El que tiene oído,  oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.
Apo_3:6  El que tiene oído,  oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.
Apo_3:13  El que tiene oído,  oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.
Apo_3:22  El que tiene oído,  oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.
Apo_4:2  Y al instante yo estaba en el Espíritu;  y he aquí,  un trono establecido en el cielo,  y en el trono,  uno sentado.
Apo_14:13  Oí una voz que desde el cielo me decía:  Escribe:  Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor. Sí,  dice el Espíritu,  descansarán de sus trabajos,  porque sus obras con ellos siguen.
Apo_17:3  Y me llevó en el Espíritu al desierto;  y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia,  que tenía siete cabezas y diez cuernos.
Apo_21:10  Y me llevó en el Espíritu a un monte grande y alto,  y me mostró la gran ciudad santa de Jerusalén,  que descendía del cielo,  de Dios,

Lo que desmoronaría totalmente el argumento mencionado es que la Revelación de Apocalipsis fue escrita por Juan, el mismo apóstol que utilizó pronombres personales para referirse al Espíritu Santo en su evangelio. Por tanto, cuando en Apocalipsis se dice que el Espíritu habla no se pudo haber utilizado lenguaje figurado ni simbólico porque como se demostró, para Juan, el Espíritu Santo no es un algo sino un alguien…  a no ser que se esté contradiciendo a sí mismo…

Lo que el argumento citado nos demuestra es la intención descabellada de intentar rebajar al Espíritu Santo a algo menos de lo que realmente es.

Argumento III. En la visión de Daniel (7:9-14) y en la de Esteban (Hechos 7:55-56) se mencionan al Padre y al Hijo pero no se menciona al Espíritu Santo.

Respuesta:

La solución a esto es muy sencilla. Si leemos el pasaje con mucho detenimiento, en el momento en que Esteban ve al Padre y al Hijo, ellos estaban en el cielo. Si nos vamos a Juan 14:16, Jesús promete que el Espíritu Santo estará con los discípulos para siempre. Es lógico por demás el hecho de que los discípulos no estaban en el cielo sino aquí en la tierra.

Por Hechos 2 sabemos que después de la promesa del Señor, y de su asunción al cielo, el Espíritu Santo se manifestó a ciento veinte creyentes al mismo tiempo en Pentecostés (omnipresencia). Por todo esto está más que claro que el ministerio del Espíritu Santo es hasta hoy aquí en la tierra, no en el cielo. Es por esto que en la visión de Esteban solo se ve al Padre y al Hijo.

El Espíritu Santo estaba (y está) en la tierra ejerciendo el ministerio al que fue enviado (Juan 15:26), entre ellos inspirar las Escrituras y dar visiones. Tanto Daniel, como Juan y Esteban, al recibir sus visiones estaban con sus piecitos de caminar puestos en esta tierra.

El trabajo del Espíritu Santo es el de respaldar y equipar a la Iglesia. La Iglesia de Cristo se encuentra aquí en la tierra, por tanto, el Espíritu Santo no tiene nada qué hacer en el cielo (salvo el interceder por nosotros al Padre – Romanos 8:26). Claro, esto no le quita su omnipresencia la cual le da la capacidad de estar en TODO LUGAR done tenga que estar a la misma vez.

Argumento IV. El Espíritu Santo no es representado, es decir, no se muestra su identidad. Ejemplo: Apocalipsis 5:1,11-12 Nueva Biblia Latinoamericana de Hoy (NBLH)

5 En la mano derecha de Aquél que estaba sentado en el trono vi un libro (un rollo) escrito por dentro y por fuera[a], sellado con siete sellos.

11 Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono y de los seres vivientes y de los ancianos. El número de ellos era miríadas de miríadas, y millares de millares, 12 que decían a gran voz:

El Cordero que fue inmolado es digno de recibir el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, el honor, la gloria y la alabanza.”

Respuesta:

Vamos a utilizar el mismo razonamiento que se utiliza en el argumento que acabamos de leer para demostrar como éste se cae por su propio peso.

En los versículos que se citan se utiliza la figura del Cordero para afirmar que a Jesús se le identifica como tal. Con esto se trata de hacer pensar al lector que ya que al Espíritu Santo no se le identifica como tal entonces no puede ser persona.

Otra vez vemos un intento descabellado por probar que el Espíritu no es persona ya que es el mismo Señor quien dice sobre el Espíritu:

Juan 14:26: “Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre,  él os enseñará todas las cosas,  y os recordará todo lo que yo os he dicho.”

Pregunta: Cristo identificado como Cordero, ¿no es lo mismo que el Espíritu Santo identificado como Consolador? Claro que sí. Consolador viene de la palabra griega “parakletos” que como dice Vine:

parakletos (παράκλητος G38754) lit., llamado al lado de uno, en ayuda de uno, es principalmente un adjetivo verbal, y sugiere la capacidad o adaptabilidad para prestar ayuda. Se usaba en las cortes de justicia para denotar a un asistente legal, un defensor, un abogado; de ahí, generalmente, el que aboga por la causa de otro, un intercesor, abogado, como en 1 Joh_2:1, del Señor Jesús. En su sentido más amplio, significa uno que socorre, que consuela. Cristo fue esto para sus discípulos, por la implicación de sus palabras «otro (allos, otro de la misma clase, no jeteros, diferente) Consolador», al hablar el Espíritu Santo (Joh_14:16). En 14.26; 15.26; 16.7 le llama «el Consolador».

«Consolador» se corresponde con el nombre «Menahem», que dan los hebreos al Mesías. Nota: El verbo parakaleo (véase A, Nº l) se traduce como consolación en Mat_5:4  «recibirán consolación».”

De esta manera, mientras que a Cristo, quien también es abogado, se le “identifica” con una criatura impersonal (como lo es un cordero), al Espíritu Santo se le identifica con un atributo personal: el de acompañar, abogar, defender, interceder, etc. Las ondas de radio no pueden hacer nada de esto.

Y para ponerle la situación peor a los que se oponen a la personalidad del Espíritu Santo se les recuerda que quien escribió todo esto acerca de Él fue Juan, el mismo autor de Apocalipsis.

Conclusión:

La persona del Espíritu Santo es crítica en el NT ya que a Él se le atribuye ser el responsable de equipar a la Iglesia para la obra a la que es llamada:

2Co_13:14  La gracia del Señor Jesucristo,  el amor de Dios,  y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros.  Amén.

1Co 12:4  Ahora bien,  hay diversidad de dones,  pero el Espíritu es el mismo.
1Co 12:5 Y hay diversidad de ministerios,  pero el Señor es el mismo.
1Co 12:6  Y hay diversidad de operaciones,  pero Dios,  que hace todas las cosas en todos,  es el mismo.
1Co 12:7  Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho.
1Co 12:8  Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría;  a otro,  palabra de ciencia según el mismo Espíritu;
1Co 12:9  a otro,  fe por el mismo Espíritu;  y a otro,  dones de sanidades por el mismo Espíritu. 
1Co 12:10  A otro,  el hacer milagros;  a otro,  profecía;  a otro,  discernimiento de espíritus;  a otro,  diversos géneros de lenguas;  y a otro,  interpretación de lenguas.
1Co 12:11  Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu,  repartiendo a cada uno en particular como él quiere.

Todos estos dones son vitales para los creyentes ya que, en primer lugar, Cristo lo profetizó:

Mar 16:17-18  “Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios;  hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes,  y si bebieren cosa mortífera,  no les hará daño;  sobre los enfermos pondrán sus manos,  y sanarán.”

En segundo lugar, si no es por el Espíritu Santo no se convierte nadie:

Jua 16:7-8: “Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya;  porque si no me fuera,  el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere,  os lo enviaré. Y cuando él venga,  convencerá al mundo de pecado,  de justicia y de juicio.”

Pregunta: Si el Espíritu Santo no fuera una persona:

¿Por qué Jesús mismo lo mencionó utilizando pronombre personal masculino en las Escrituras Griegas?

¿Por qué en Juan 14:16, cuando Jesús menciona a este "otro Ayudante", utiliza la palabra griega allo (otro de la misma clase) y no heteros (otro de una clase diferente) si es que para Cristo el Espíritu Santo era algo diferente a una persona?

¿O es que no les parece suficiente lo que ES el Espíritu en las propias palabras de Jesús?

Si insisten en su posición, entonces están creyendo algo diferente a lo que Jesús enseñó sobre el Espíritu Santo. ¿Es eso razonable?



___________________________________________________
Notas:

1. Puede encontrar esta definición completa buscando por la palabra Espíritu. He puesto los títulos que se le dan al Espíritu en forma de lista para resaltarlos y facilitar la lectura.



4. El número que se le asigna a las palabras en el diccionario para facilitar la búsqueda. Cuando el prefijo es “G”, corresponde a una palabra griega, mas cuando es “H” corresponde al hebreo.






No hay comentarios.:

Créditos

Todos los estudios de éste blog son de libre uso para todos siempre y cuando no se saque de contexto ni al autor ni los temas tocados y que se le dé crédito al autor y al origen de los mismos (verdadpalabra.blogspor.com/).